Jefe de inteligencia de EE.UU. (AP)
Jefe de inteligencia de EE.UU. (AP)

WASHINGTON (Agencias).– La Casa Blanca afirmó que revisará sus prácticas de espionaje a líderes extranjeros, mientras que el Congreso analizará los procedimientos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

A su turno, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció que se había enterado de cómo trabajaban los espías de su país por las denuncias de la prensa internacional, y manifestó que está dispuesto a frenar el espionaje a políticos de países amigos.

Por su parte, la NSA aclaró que los informes sobre el 'chuponeo' a millones de llamadas telefónicas en Francia, España e Italia son "completamente falsos".

Según The Wall Street Journal, el espionaje a millones de ciudadanos en Francia y en España fue realizado por los servicios de Inteligencia de esos países, que compartieron después la información recabada con la NSA.

Finalmente, la Unión Europea llamó a Estados Unidos a "restablecer la confianza".