“Biden también enfrenta el reto de desmantelar parcialmente el proteccionismo arancelario que impuso Trump, lo que ayudaría a aliviar las tensiones comerciales con China y la Unión Europea”. (Foto de archivo: AP)
“Biden también enfrenta el reto de desmantelar parcialmente el proteccionismo arancelario que impuso Trump, lo que ayudaría a aliviar las tensiones comerciales con China y la Unión Europea”. (Foto de archivo: AP)

El presidente Biden enfrentará grandes retos de toda índole en su gobierno. Tal vez el más importante sea luchar contra la polarización que se engendró bajo Trump, curar heridas y convencer a aquellos que no votaron por él de sus buenas intenciones, para generar confianza y facilitar la implementación de sus políticas. Biden ha sido reconocido por su capacidad de concertar y consensuar; la va a necesitar.

Otro reto importante será el de contener los contagios. La pandemia ha hecho estragos en los Estados Unidos, con más de 20 millones de contagios y casi 400,000 fallecidos, poniendo fin a una de las más largas expansiones económicas del país. Un mejor manejo de la pandemia y del proceso de vacunación serán críticos para controlarla y evitar un nuevo confinamiento que restrinja las actividades económicas. En tercer lugar, tendrá que enfrentar también los efectos del virus sobre el PBI, el desempleo y la pobreza. El PBI está 3.5% por debajo del nivel prepandemia, ha habido una pérdida enorme de empleos y quiebra de empresas y un incremento de la pobreza. El Congreso ha aprobado un nuevo plan de apoyo por 4.3% del PBI, pero muchos dudan de que sea suficiente.

Las políticas fiscales expansivas que ha mantenido EE.UU. en las últimas décadas han resultado en un fuerte incremento del déficit fiscal y de la deuda que no puede continuar indefinidamente, por lo que otro reto será implementar una reforma tributaria, que siempre levanta preocupación, particularmente porque implica aumentar las tasas impositivas e imponer nuevos tributos. Biden propuso en su campaña revertir la reducción de la tasa de impuestos a las empresas, y aumentar los impuestos a las herencias y a las personas con ingresos encima de 400,000 dólares, con lo que los incrementos se concentrarían en los más pudientes.

Biden también enfrenta el reto de desmantelar parcialmente el proteccionismo arancelario que impuso Trump, lo que ayudaría a aliviar las tensiones comerciales con China y la Unión Europea. Hay grandes expectativas de que se progrese en esos frentes, pero no será sencillo.

Por último, Biden tendrá múltiples desafíos en política exterior, incluyendo restaurar el rol de EE.UU. en una serie de organismos internacionales como la OMS, el Acuerdo de París o la OMC, buscando reintegrarse en los esfuerzos para mejorar la calidad de la salud y el medio ambiente y promover el comercio. Esperemos que Biden logre hacer un buen gobierno, ya que su gestión tendrá repercusiones sobre el desempeño de la economía mundial.

TAGS RELACIONADOS