(Presidencia)
(Presidencia)

Si su nuevo abogado no sale con alguna leguleyada de último minuto, como ya se le está haciendo costumbre en el caso Petroperú, el presidente Pedro Castillo será interrogado hoy por la Fiscalía de la Nación sobre las injerencias en los ascensos de las FF.AA.

Como se recordará, el grosero intento de manipulación quedó en evidencia en el mes de noviembre cuando fueron reveladas las llamadas y los chats entre Castillo y su entonces secretario general de Palacio, Bruno Pacheco, con los comandantes generales del Ejército y de la FAP, a quienes, en represalia por haber respetado el cuadro de méritos y la institucionalidad castrense –sin ceder a los caprichosos favoritismos de Palacio–, echó de sus cargos por haberse negado a atender tales pedidos.

Castillo pretendía, contra viento y marea, darle un “empujoncito” –empujonzote, más bien– a dos coroneles, Ciro Bocanegra Loayza y Carlos Sánchez Cahuancama, hijos de un paisano y colega suyo, que habían quedado relegados en el cuadro de las calificaciones del Ejército para ascender al grado de general.

Si el peritaje demuestra que esos chats son del presidente, o él mismo llega a reconocer que son suyos, el siguiente punto del interrogatorio de la Fiscalía cae por su propio peso: si Pacheco actuó, luego, siguiendo sus órdenes cuando presionó y hasta amenazó al excomandante general del Ejército, José Vizcarra Álvarez. Pero esto queda en manos de Zoraida Ávalos o del fiscal que envíe a Palacio para que se hagan las preguntas correctas y determinar penalmente si hay mérito para avanzar en la investigación.

Que la fiscal de la Nación haya demorado tanto tiempo en iniciar la pesquisa cuando se produjo la denuncia del general Vizcarra resulta bastante extraño, de modo que lo correcto sería que actuase ahora con celeridad respecto a esta nefasta e ilícita conducta palaciega. También deberá decidir sobre si abrirá o no investigación por el caso Petroperú.

Esperemos, pues, que el Ministerio Público esté a la altura de las circunstancias para esclarecer estos bochornosos episodios que involucran directamente a la Presidencia de la República.


TAGS RELACIONADOS