En "No miren arriba" ("Don't Look Up"), Meryl Streep interpreta a Janie Orlean, la presidenta de los Estados Unidos que se niega a reconocer la catástrofe que se avecina a la Tierra. (Foto: Niko Tavernise/Netflix)
En "No miren arriba" ("Don't Look Up"), Meryl Streep interpreta a Janie Orlean, la presidenta de los Estados Unidos que se niega a reconocer la catástrofe que se avecina a la Tierra. (Foto: Niko Tavernise/Netflix)

Un meteorito se encuentra en dirección a la Tierra y en menos de seis meses provocará un impacto que destruirá a la humanidad. ¿Qué hace? ¿Comunica el mensaje a su presidente, recurre a los medios de prensa, va en busca de la comunidad científica? Este es el punto de partida de (No mires arriba), la película que estrenada por Netflix en Navidad ya ha generado una serie de polémicas y reflexiones. Ronchas o discursos que no han hecho sino crear una mayor expectativa en la película de ciencia ficción y sátira dirigida por Adam McKay.

Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence son unos científicos brillantes –aunque con pocas luces– que acaban de caer en la cuenta de que el bólido va camino a la Tierra. Deciden pues entrevistarse con el presidente de EE.UU. para generar alguna acción que contrarreste el desastre. Lejos de ello, encuentran a una mandataria ególatra, anti-ciencia y calculadora. Brillante es la actuación de Meryl Streep como la presidenta Janie Orlean, una mandataria de nuestros tiempos, muy poco difícil de imaginar. Vale decir que en el lado político los abnegados científicos sostendrán solo decepción.

A estas alturas ya conocemos que la cinta de McKay se aprovecha de nuestra realidad, la satiriza (o quizás queremos creer eso para no sentirnos tan ridículos) y resulta tan pertinente por estos meses donde los fakes news reinan en las redes sociales y la verdad científica viene siendo subestimada. “Nunca me he sentido tan representada como con los personajes de Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence alertando del apocalisis en No mires arriba”, tuiteó la bióloga marina Ayana Elizabeth Johnson, co-creadora del podcast How to Save a Planet.

Los otros culpables de los grandes momentos de la cinta son Cate Blanchett y Tyler Perry, ambos presentadores del programa The Daily Rip, la segunda parada de los científicos. La frivolidad y el espectáculo terminan por ridiculizar una noticia tan aterradora como que el planeta está a punto de acabarse. Más aplausos se lleva Mark Rylance como Peter Isherwell, fundador y CEO de la compañía tecnológica Bash. Un excéntrico hombre que toma las actitudes de los millonarios de nuestros tiempos: Musk, Bezos, Gates, Zuckerberg y Jobs.

Es pues Don’t Look Up una analogía de la sociedad moderna pertinente. No es una obra maestra, apenas una buena cinta, pero verla nos provoca preocupación y eso ya es mucho. Sabemos que nuestro planeta tiene su propio meteorito llamado calentamiento climático y poco hemos hecho. Lo peor será, sin duda, seguir en la inacción, que nos revolquemos mirando a los lados y que nos terminemos convirtiendo en uno de los personajes de la cinta.


ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Expresidenta del TC llamó la atención a presidente Castillo por reuniones secretas
En su último discurso en el cargo Marianella Ledesma dijo que “Basta ya de secretismos, de actos reservados, bajo cuatro paredes”. Además en conferencia de PCM, premier Mirtha Vásquez se desentendió de la lista de asistentes a la casa de Sarratea para reunirse con el presidente Pedro Castillo. También, congresistas de Acción Popular y Renovación Popular piden explicaciones a Zoraida Ávalos por suspensión de investigación contra Castillo.