Renato, los depas y el Lagarto Juancho
Renato, los depas y el Lagarto Juancho

Me dio mucha risa ayer enterarme que Renato Cisneros va a presentar el estupendo libro El perfil del Lagarto de Carlos Paredes sobre ese Vizcarra (le decían en Moquegua así por frío y por feo, porque se parece al Lagarto Juancho). ¡Solo en el Perú un vizcarrista presenta un libro antivizcarrista! ¡Se pasan de graciosos!

Yendo al libro, este es muy recomendable. Al margen de contar los escándalos más conocidos (la irrigación, el hospital, el avión, las vacunas, Swing, Aguiar, los amigos del tenis, etc.), Paredes –exasesor de Mechita y su vengador literario– nos presenta otras historias del repulsivo. Una es el disparo de costos en el túnel Jachacuesta de US$17 millones a US$64 millones cuando de muy joven, bajo la gestión de Alan 1, fue alto funcionario en Pasto Grande (llegó al cargo por vara, pues su padre era dirigente aprista). El tema prescribió y se salvó.

Otro lío fue Pampa Estuquiña, donde la empresa de los Vizcarra compró 64 hectáreas en una licitación folclórica (contra una señora bodeguera cercana); terminaron teniendo 131 ha. Y nunca cumplieron con el contrato. Este lamentable juez Salas del JNE le perdonó hace poco no revelar que aún tiene acciones allí, como denunció Ricardo Uceda. Luego Paredes nos cuenta las postulaciones del Lagarto al gobierno regional. En la primera le jugó sucio a un rival aprista y terminó de candidato aprista, perdiendo por poco. Ganó después con el partido de un amigo al que traicionó y allí tuvo otros líos aparte de los mencionados, como el atunero Tlaloc, el robo de ropa usada y de mermeleos y hostigamientos a periodistas.

¡Paredes no solo descubre el Vacunagate, sino también que Vizcarra tenía su chamán! Y habla de dos departamentos que Vizcarra visitaba mucho a escondidas, uno hasta con la dirección (Mariano Cornejo 1430), secreto que a otros les habría dado mucho poder sobre él. Iría allí a meditar o hacer yoga supongo. ¡Jua, jua, jua!

TAGS RELACIONADOS