Reforma empantanada

“Al Congreso le toca decidir si quiere estar a la altura de la Historia y de lo que el país ha votado en el referéndum, o limitarse a defender sus intereses”.

Congreso de la República

Congresistas indicaron que el análisis de las reformas toma un tiempo prudente. (Foto: GEC)

Reforma empantanada. (Foto: GEC)

Editorial Perú21
Editorial Perú21

Sea por las razones que fuesen, que el presidente Martín Vizcarra saliera a dar la cara para exponer el “estado de la cuestión” respecto a las reformas que el año pasado se comprometió a impulsar, ha sido una idea ciertamente oportuna. Las circunstancias, como se dice, lo están sacando al fresco, sí o sí.

Por encima del revolcón de las encuestas, lo que el país necesita es que las reformas por las que votó en el último referéndum avancen y se concreten: ese compromiso es innegociable y el jefe de Estado tiene que ser clarísimo. Las calendas griegas ya no son tan aceptables como en otros tiempos, quizás menos apremiados por las urgencias del presente.

Que la reforma judicial esté empantanada en el Congreso debe resultar tan sorpresivo como que en invierno haga frío o que en la nueva temporada de Game of Thrones muera algún guerrero. Lo que llama la atención en realidad es que el entorno presidencial no tenga un plan B ante tan previsible contingencia, como un reagrupamiento de fuerzas parlamentarias, más bien dispersas ante el deslustrado, pero todavía prevaleciente –en ciertas comisiones estratégicas– bloque opositor.

Que la solidez de la mayoría en el Congreso se haya erosionado y sus representantes reciten ahora el mantra de que quieren “buscar consensos”, no significa necesariamente que haya renunciado a socavar taimadamente las iniciativas de un gobierno al que, si bien ya no pueden maniatar como antes, todavía pueden desprestigiar.

El tema con la reforma política, por su lado, es que debe entrar en agenda ya mismo, pues solo queda un año y los plazos comienzan a vencerse. El mes de abril de 2020 es el límite para discutir y cerrar varias de las propuestas de la Comisión de Alto Nivel. La celeridad solicitada por el presidente tiene ese sentido de urgencia. Al Congreso le toca decidir si quiere estar a la altura de la Historia y de lo que el país ha votado en el referéndum, o limitarse a defender sus intereses particulares.

Tags Relacionados:

Congreso

Ir a portada