notitle
notitle

Gianfranco Castagnola,Al.Mercadogcastagnola@peru21.com

La desafortunada frase vertida esta semana por una conocida actriz local en una entrevista televisiva sobre los "nuevos ricos", otorgándoles un carácter peyorativo, da lugar a una necesaria reflexión económica. Uno de los elementos fundamentales de una economía de mercado es la meritocracia; esta premia el esfuerzo y el talento profesional, así como el éxito empresarial. Gracias a ello, las personas acumulan riqueza por sí mismas y logran convertirse en "nuevos ricos", mientras que otras, que solo habían heredado dinero y fortuna, pueden dejar de serlo. En eso, precisamente, consiste la sana y necesaria movilidad social de las sociedades modernas, lo que permite un desarrollo sostenible en el tiempo. El hecho de desdeñar a quienes se enriquecen honestamente con su propio esfuerzo y trabajo atribuyéndoles determinadas conductas o ciertas preferencias estéticas constituye, sin duda, un equivocado prejuicio tradicional contrario a los principios básicos del capitalismo.