Referéndum: un antes y un después

Referéndum

Tres de las cuatro propuestas de reforma cuentan con el respaldo de la mayoría de la población. (FOTO: USI)

Referéndum: un antes y un después. (FOTO: USI)

Mávila Huertas
Mávila Huertas

Noviembre de 2018 ha sido el mejor mes para la aprobación presidencial. Casi al cierre del año también ganaron puntos el jefe del gabinete, la Fiscalía y el Poder Judicial.

Martín Vizcarra no solo supo capitalizar la decepción del país ante un Congreso donde intereses partidarios y revanchas primaron por sobre la necesidad de emprender importantes reformas legislativas largamente postergadas; también supo colocarse del lado de la lucha anticorrupción y las investigaciones del escándalo Lava Jato. No en vano algún congresista aprista ha sugerido que el impedimento de salida del país dispuesto contra Alan García está relacionado a una directiva que viene de Palacio.

Esto último permitirá al presidente continuar gozando de respaldo popular por un rato más, cuando el proceso de referéndum haya concluido. Sin embargo, el 10 de diciembre debería marcar un antes y un después.

Hasta aquí el trabajo de Vizcarra ha cumplido con el rescate de la imagen presidencial luego de la salida de PPK. En adelante, enfrenta el reto de administrar el país tras la tregua. Debería acabar con la sensación de estancamiento y la falta de un rumbo claro.

No es posible iniciar 2019 con la reconstrucción pendiente y sin metas de crecimiento ambiciosas o resultados visibles de superación de nuestros males endémicos: pobreza, inseguridad, informalidad, etc.

Después de la consulta ya no pasará inadvertida la pobre ejecución presupuestal. Los ciudadanos nos volveremos más vigilantes, lejos de las disputas congresales, las votaciones polémicas y eventuales renuncias a las bancadas. La atención se volcará a la calle, al bienestar de los peruanos y su calidad de vida. El presidente debe tenerlo claro.

Tags Relacionados:

Referéndum

Ir a portada