notitle
notitle

Economista y asesor financiero

En 2009 donde traté de identificar los factores explicativos del buen desempeño de la economía peruana durante la crisis global de 2008-2009. En concreto, identifiqué las siguientes 12 claves: 1) Fuerte posición de reservas del BCR. 2) Finanzas y deudas públicas saneadas. 3) Sistema financiero solvente y líquido. Modesto en tamaño y bien capitalizado. 4) Sistema bancario subhipotecado. 5) Margen para políticas anticíclicas. 6) Credibilidad del equipo económico. 7) Cartera de inversión extranjera. Había en marcha proyectos de inversión extranjera por US$25 mil millones. 8) Diversificación del portafolio de exportación de metales. Por la baja correlación entre los precios de los metales preciosos y el resto. 9) Historial de reformas. Durante dos décadas y cuatro gobiernos sucesivos. 10) Reducción sostenida de la pobreza. 11) Consenso social en cuanto a la economía de mercado. 12) Bajo riesgo de retorno al populismo.

El panorama económico ha empeorado en 2014 y en mi opinión no tiene visos de mejoría a corto plazo ¿Qué ha ocurrido? En realidad, la posición del Perú frente a una eventual crisis financiera internacional sigue siendo sólida y, en general, los factores enunciados siguen intactos. La posición de reservas del BCR ha mejorado y la hoja de balance del Estado continúa firme. Además, los temores de un regreso al populismo se disiparon rápidamente en 2011 con los nombramientos de Velarde en el BCR y Castilla en el MEF. Por tanto, no hay riesgo de crisis cambiaria o financiera, incluso ante un panorama internacional muy adverso. Aunque es cierto que algunas de las instituciones financieras más pequeñas y otras tantas empresas, que se han endeudado fuertemente en dólares, no van a ver sus mejores días. Problemas, no obstante, manejables a nivel macroeconómico.

Lo que sí se ha deteriorado son las perspectivas de crecimiento de la economía; tanto por factores externos –un peor panorama internacional– como internos: ley y orden, fracaso del modelo de regionalización política elegido, inadecuada selección y ejecución de proyectos de infraestructura pública, sobrevaluación de activos –incluyendo los inmobiliarios– y un continuo y "silencioso" avance de trabas a la actividad económica y burocracia. Estos factores no estaban en mi lista del 2009.

El milagro económico peruano continuará en la medida en que autoridades y candidatos presidenciales para 2016 redirijan el énfasis hacia estos impedimentos estructurales en lugar de a sucesivos paquetes reactivadores de corto plazo.