notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

En aquel momento, la diferencia en la intención de voto a favor del Sí era de 20 puntos, por lo que el proceso de revocatoria parecía un hecho consumado. Sin embargo, la brecha se ha reducido a menos de la mitad de un modo bastante rápido. Más aún, si el comportamiento del último mes se repite, la tendencia llevaría a una victoria del No aunque por un margen ajustado.

Por otra parte, no debería sorprendernos tanto este avance por los palos de Villarán, ya que quienes la están apoyando dan la impresión de ser los únicos que están participando. Así, tenemos que no solo han aparecido decenas de enormes paneles en todos los vecindarios, sino que, además, sus voceros son los más activos en los medios de comunicación y este fin de semana se iniciará una campaña masiva de publicidad por el No, la que, sin duda, tendrá impacto.

Mientras que, por su inactividad, parece que los revocadores se hubieran retirado. No sabemos si es un reflejo de la complacencia de sentir prematuramente que ya habían ganado o es una estrategia diseñada para resaltar un movimiento 'franciscano' frente a los recursos millonarios de los que disponen en el campo contrario.

Incluso, lo poco que han hecho, como las denuncias sobre contratos de concesiones renegociados antes del plazo, no genera indignación en el electorado, como sí lo hacen obras mal ejecutadas o dejadas de lado. En todo caso, lo que están haciendo los de Sí no les está dando resultados y la distancia se viene acortando, por lo que tendrían que agilizar su campaña si quieren evitar ser derrotados. Así que estamos frente a una recta final que será de mucha más intensidad respecto a lo que las anteriores encuestas nos venían indicando.