Recta final

“Veremos qué pasa luego de las auditorías que se hagan a diversas áreas y obras de la gestión edil 2015-2018. Estamos a una semana del cambio....”.

“Lo que tenemos que hacer es asegurar el servicio a los ciudadanos", dijo el alcalde electo de Lima. (GEC)

“Lo que tenemos que hacer es asegurar el servicio a los ciudadanos", dijo el alcalde electo de Lima. (GEC)

Recta final. (GEC)

“Lo que tenemos que hacer es asegurar el servicio a los ciudadanos", dijo el alcalde electo de Lima. (GEC)

Editorial Perú21
Editorial Perú21

Difícil, tortuoso, tardío. Tales fueron los adjetivos que el próximo alcalde de Lima, Jorge Muñoz, empleó en estos días para referirse al proceso de transferencia y pedidos de información a la gestión saliente de Luis Castañeda Lossio.

Lejos de aplicar prácticas modernas de gestión y de transparencia plena, el equipo de Castañeda incluso pretendía que recién desde el 1 de enero se instalaran las mesas de trabajo entre la administración que se va y la que empieza, con el retraso que ello hubiera implicado y que felizmente pudo evitarse.

Es lamentable que Castañeda, al final de su tercer periodo como alcalde de Lima Metropolitana, haya tenido una actitud soberbia y una conducta poco transparente: lejos de ser un facilitador de procesos, se ha dedicado a negar los problemas y bombas de tiempo advertidos por su sucesor, hablando con un tono de criolla piconería.

Este último mes recorrió obras aún inconclusas, como para precisar que cuando toque inaugurarlas a Muñoz, que tengan en claro que fue las que él dispuso e inició. Ha inaugurado unas y a otras les puso acelerador con ese fin, pero lo ocurrido con el polémico puente Leoncio Prado en la Vía Expresa de Paseo de la República podría simbolizar el estado en el que acaba su gestión.

Convocó a la inauguración y anunció apertura al tránsito para la noche del viernes, pero a pesar de la pintura lista, las cintas y los globos, nada de eso ocurrió. Luego el jefe de Infraestructura Vial de Emape informó que no había fecha de apertura aún. A ello se suma lo señalado por Muñoz respecto al otro puente, el Junín, que se construye en paralelo. Tendría problemas de soldadura que debilitarían la estructura de soporte. Realmente preocupante.

No es gratuito que Castañeda se despida de la alcaldía de la capital con un 77% de desaprobación, según la última encuesta de Datum. Veremos qué pasa luego de las auditorías que se hagan a diversas áreas y obras de la gestión edil 2015-2018.

Estamos a una semana del cambio de autoridades municipales y regionales, cerrando un año en el que se ha detenido a no pocos burgomaestres y concejales por graves delitos, mientras que en algunos distritos hay quienes, al no haber sido reelectos, han abandonado a sus vecinos en medio de toneladas de basura en las calles. En términos reales y metafóricos, es hora de una limpieza general.

Tags Relacionados:

Jorge Muñoz

Ir a portada