notitle
notitle

Fernando Maestre,Opina.21fmaestre@peru21.com

La ilusión de vivir juntos es fundamental para todo aquel que empieza una nueva vida en pareja. Sin embargo, la realidad limita esta expectativa principalmente por razones económicas, lo que hace que terminen viviendo con los suegros o una hermana. Pero aun teniendo estas dificultades, importa que la nueva pareja pase sus primeros meses de casados sola, pues es ahí donde aprenderá a organizarse, a conocerse y a crear los encuentros amorosos con libertad. Esta experiencia no se puede crear cuando uno ocupa el hogar de algún pariente. Cuando esto no se logra, la vida íntima de los novios sufrirá alteraciones producto de la no privacidad. Otra limitación será el acceso a la cocina, pues, por lo general, los dueños de la casa manejan los alimentos, por lo que la pareja no se encuentra reconociendo sus propios gustos. Tampoco se logra que la nueva pareja invite libremente a amigos y parientes, pues siempre sentirá que no se está en casa propia. Se recomienda que los seis primeros meses después de la boda los recién casados vivan solos en un departamentito y sin hijos. Así empezarán a conocerse a profundidad.

TAGS RELACIONADOS