(Reuters)
(Reuters)

Con su inseparable raqueta Babolat y el prodigio de su zurda, un mazo incansable que derriba rivales uno tras otro, el 'extraterrestre' del tenis arribará mañana (1:00 p.m.) a Lima. Rafael Nadal, natural de Manacor, 27 años, leyenda de carne y hueso de un deporte habituado a fraguar héroes, nos visita por primera vez en la cúspide de su carrera. Lo hace después de protagonizar uno de los regresos más impactantes de la historia en cualquier disciplina deportiva. No hay que olvidarlo: 'Rafa' estuvo siete meses parado por culpa de sus rodillas. Ni siquiera sus más encumbrados rivales imaginaron que volvería tan fuerte. Bastó que se abriera la jaula para que el león saliera del encierro, más hambriento que nunca. De eso hace nueve meses. Este domingo, pasadas las dos de la tarde, 11 mil personas lo verán en acción en el Jockey Club del Perú. Habrá un antes y un después de eso. Igual que en el tenis: es mejor desde que llegó él.