[Opinión] Aldo Mariátegui: Keep calm and carry on
[Opinión] Aldo Mariátegui: Keep calm and carry on

Tras esta elección de Rafael López Aliaga (RLA) espero nomás que este no sea otra decepción más de esos derechistas con pergaminos y currículos espectaculares que luego resultan absolutamente inútiles en el poder, tal como lo fueron PPK (presidente) y Muñoz (alcalde de Lima) recientemente o Ulloa (MEF y PCM) en el segundo belaundismo, gente de la que uno espera bastante más.

Me imagino que RLA como alcalde limeño tendrá un perfil muy similar al de Castañeda o Andrade: un ejecutor decidido y de pocos pelos en la lengua. No espero que acabe con los gigantescos problemas de una ciudad tan descomunal e indisciplinada, pero sí que nos deje alguna obra significativa, un poco más de ornato y orden, y que se sienta que hay un alcalde. Que se prepare RLA para los ataques sistemáticos que le van a lanzar los caviares, los rojos y sus “tontos útiles” mediáticos desde el primer día, que le detestan y no le van a dar cuartel, ya que se alucinarán unas “Pasionarias” resistiendo heroicamente a un fascista misógino, que así de idiotas son.

Que se prepare para escuchar a diario a todas las Marianas Alegres y todos los caviarines románticos “progre-cool-posmodernos” que le reclamarán que vuelva a Lima una Ámsterdam de bicicletas y demás fantasías para una ciudad donde ya mucho sería mejorar en algo el tráfico y la seguridad (acuérdense todo ese rollo al año inicial de Villarán, cuando se criticaba al “cemento” y se hablaban unos disparates ingenuos en contra de levantar infraestructura). El IDL y La República le marcarán al centímetro, mientras el oficialismo sonreirá antes esos esfuerzos, pues nada le es más incómodo al ocupante de Palacio que un vecino edil que sienta antagonista; si no, acuérdense cómo Belmont y Andrade irritaban tanto a Fujimori, más aún cuando se siente acorralado. Mi primer consejo a RLA sería siempre recordarle ese apotegma británico de la II Guerra Mundial, resucitado en estos tiempos: Keep Calm and Carry On (“Mantén la calma y sigue adelante”).