Racismo, convivencia y teatro

crisol de razas. Los peruanos tenemos una herencia multicultural y por nuestros rasgos no podemos discriminar o ser discriminados.

Crisol de razas. Los peruanos tenemos una herencia multicultural y por nuestros rasgos no podemos discriminar o ser discriminados. (PIKO TAMASHIRO)

Racismo, convivencia y teatro. (PIKO TAMASHIRO)

Gonzalo Zegarra
Gonzalo Zegarra

El racismo es una aberración moral y una falacia intelectual: lo que llamamos “razas” biológicamente no existe en nuestra especie (una raza es una subespecie o proto-nueva-especie). Los avances de la genética han determinado que en los humanos los parecidos fenotípicos (de apariencia externa) no necesariamente coinciden con los genotipos (información genética). Así, dos “negros” podrían tener más diferencias genéticas entre sí que con un caucásico. Y, como describió el Premio Nobel de Economía Gary Becker, el racismo y las demás formas de discriminación generan distorsiones económicas en los mercados.

El racismo es un grave problema en el Perú. ¿Cuál es su origen? Solemos creer que todo es consecuencia de la conquista española. Esa es una causa, pero pocos saben que hasta casi el final del virreinato había toda una clase social de “indios” ricos y con prestigio social. Ser “indio” no era necesariamente sinónimo ni de pobreza ni de marginación, como sí lo fue en mayor medida en la república (y en parte hasta ahora, si bien decrecientemente).

¿Cuándo cambió esto? Tras la rebelión de Túpac Amaru II, cuya represión –liderada por el visitador José Antonio de Areche— acabó con la llamada “república de indios”, el pacto social que reconocía privilegios a los descendientes de los incas; los equiparó hacia abajo. Esto exacerbó el racismo porque hizo coincidir “raza” con clase social. Y, como dice el politólogo Giovanni Sartori, ello fragmenta a cualquier país.

La obra de teatro “Tinta”, que se estrena el jueves 28 en el Centro Cultural PUCP, trata sobre esta rebelión y su represión. Ayuda a entender muchas cosas de nuestra compleja historia y nuestra nacionalidad. Tendré la suerte de actuar en ella nada menos que como el odioso Areche.

Tags Relacionados:

Racismo

Ir a portada