Sin reacción. Ecuador sacó ventaja de los errores defensivos. (Rolly Reyna/USI)
Sin reacción. Ecuador sacó ventaja de los errores defensivos. (Rolly Reyna/USI)

TRUJILLO.– Que los jóvenes entiendan que el bronce no destella en el cuello como el oro. Que ser terceros en el podio es mirar con envidia al de arriba, y que llorar y sentir rabia ahora es casi un deber. La selección sub 18 cayó 3-2 con Ecuador y no jugará la final de los Bolivarianos. No lo mereció, y que lo sepa bien.

Y que lo sepa Daniel Ahmed, quien prometió el oro antes de jugar, pero su equipo tuvo errores de principiantes. Ecuador fue lo de siempre. Algún apellido Porozo, mucho orden y fuerza. Al minuto, Carlos Gruezo forzó una jugada y reventó el travesaño. Era el aviso de peligro que siguió con un penal no sancionado a Daniel Porozo (30'). Sin embargo, a los 35', los norteños abrieron la cuenta con un zapatazo de Miguel Parrales que tomó adelantado al portero Carlos Grados. El error empezó en el lateral Cossío y siguió con el central Rivas.

En el complemento ingresó Fernando Canales y se encargó del empate a los 50'. Pero otro error, esta vez del portero Grados, le permitió a Gabriel Cortez marcar con un tiro libre inofensivo. La 'Blanquirroja' volvió a ir y Beto Da Silva, el mejor de la selección, empató de cabeza a los 67'. Dos minutos después, Cossío regaló un despeje y Porozo puso a Ecuador en la final y a nuestros jóvenes a pensar en un bronce que no es premio.