Y nos quieren sacar la vuelta

“Buscan sorprendernos algunos congresistas, fujimoristas y no fujimoristas, porque cuando se trata del beneficio propio, todos llevan la misma camiseta”.

Segundo Tapia señaló que el pedido para que se inicie la indagación fue realizado desde la presidencia del grupo. (Piko Tamashiro/Perú21)

Segundo Tapia consideró posible que las cuatro reformas constitucionales se aprueben en el pleno antes del 4 de octubre. (Foto: Congreso)

Editorial Perú21
Editorial Perú21

Era demasiado hermoso… y honesto para ser verdad. Hay congresistas que pretenden sacarle la vuelta al país. Esta vez quieren tomarnos el pelo con la no reelección congresal porque, como era previsible, no están dispuestos a perder gollerías de sueldos, bonos, personal, viajes, seguridad, combustible y un larguísimo etcétera.

Y para ello no solo apelan a un sinfín de argucias, sino que, incluso, hay quienes, como Segundo Tapia –el segundo vicepresidente de la directiva fujimorista del Parlamento–, intentan, sin vergüenza, trasladarle la responsabilidad al presidente Martín Vizcarra. “Un momentito, quien ha mandado esta propuesta es el señor Martín Vizcarra, (…) que diga la verdad, lo que envió en su propuesta. Lo que hemos hecho es respetar la propuesta enviada por el Ejecutivo”, ha dicho muy orondo el legislador.

Omite, convenientemente, el agregado que le hizo Fuerza Popular. “Los parlamentarios no pueden ser reelegidos para un nuevo periodo de manera inmediata”, planteó el Ejecutivo. “(…) en el mismo cargo”, le añadió el fujimorismo que, recurriendo a sus ya conocidas interpretaciones auténticas, quiere vendernos la idea de que los congresistas de hoy bien pueden ser los senadores de 2021.

Javier Velásquez, sin embargo, ha replicado que “la norma es muy clara” y le cierra la puerta a toda reelección.

Torpemente para el fujimorismo, y felizmente para la ciudadanía, Tapia ha puesto sobre la mesa las cartas con las que el partido naranja de Keiko Fujimori se apresta a jugar en 2021 y ha desnudado el doble discurso con el que busca, por un lado, sintonizar forzadamente con ese 74% que apoya las reformas y, por el otro, sentar las bases legales de una reelección encubierta.

Karina Beteta ha señalado que el Jurado Nacional de Elecciones deberá, en su momento, interpretar la norma. Así será. Pero avisados estamos todos de la leguleyada con la que buscan sorprendernos algunos congresistas, fujimoristas y no fujimoristas, porque cuando se trata del beneficio propio, todos llevan la misma camiseta.

Ir a portada