Foto: Heiner Aparicio.
Foto: Heiner Aparicio.

Autor: Miguel Idme.midme@peru21.com

Hoy se cumplen 18 días del paro indefinido contra el proyecto minero Tía María, de Southern Perú, convocado por agricultores y gremios sindicales del valle de Tambo, en la provincia de Islay, Arequipa, y aún no hay solución. Jesús Cornejo, representante de uno de los grupos que convocaron a la protesta, sostiene una posición radical. Dice que el Gobierno Central quiere imponer el proyecto minero y, por ello, la única solución para levantar su medida es que las autoridades lo cancelen de manera definitiva. Con ello, se dejarían de invertir US$1,200 millones en el país.

Ya están en la tercera semana de paro contra Tía María. ¿Qué cree que han logrado?Ya por fin el presidente Humala se ha pronunciado sobre el proyecto, pero nosotros rechazamos sus declaraciones. La ciudadanía ha sido clara, queremos hablar solo sobre Tía María y queremos que se vaya. Si vienen con mesas de desarrollo, no las aceptaremos. El tema ya no es técnico. Ahora es social y la gente quiere que la mina se vaya.

¿Por qué cree que el gobierno quiere imponer el proyecto?Eso es lo que vemos, pues realmente el nuevo premier (Pedro Cateriano) ha declarado que apoya la inversión, pero en las condiciones en las que está, en el valle de Tambo, no es posible. Si su posición es esa, deberá ordenar a la Policía que reprima a los agricultores, meta bala y mate gente, porque esa será la única solución para que el proyecto sea viable. Ya vieron la posición de la gente, está decidida a todo, pero esperamos que el gobierno ordene el retiro definitivo de Tía María.

¿Por qué no dialogar?¿Qué podríamos dialogar? ¿Para qué? ¿Para decirles lo que les hemos dicho a los viceministros en la reunión de la semana pasada? Porque lo mismo les vamos a decir a las autoridades que vengan, que no queremos la mina.

¿Qué alternativa de solución propone para levantar el paro?Solo esperamos que el gobierno disponga la salida definitiva del proyecto. Eso es lo que quieren todos acá. No quieren diálogo o mesas de negociación, no quieren nada de eso.

¿Hasta dónde llegarán con esto?Nosotros vamos a llegar hasta cumplir con nuestro objetivo, hasta que se retire la mina. El sentir del pueblo es ese.

¿No les interesa o no se cansan de mantener a la provincia de Islay paralizada 18 días sin proponer nada?Cansados, no creo, porque se ve que la cantidad de gente que participa en las protestas está aumentando cada día.

¿Tía María los ha dividido? Lo digo porque hay un grupo que sí respalda el proyecto.No vamos a negar que Southern tiene un grupo que apoya la minería, pero sabemos que es ínfimo, realmente una insignificancia. No tiene más de 300 personas que respalden el proyecto y esa cantidad no puede decidir por las más de 30 mil personas que viven en el valle de Tambo.

¿Si logran que Tía María se cancele, no temen quedarse sin otros proyectos de inversión?No nos interesa, porque el sector agrario siempre ha sido abandonado por todos los gobiernos. Y no nos causaría extrañeza que nos cierren el caño y que no nos den presupuesto para nuevos proyectos. Lo que sí nos interesa es defender nuestra agricultura y que nos dejen tranquilos, sin una mina.

Entonces, ¿qué proponen para el desarrollo del valle de Tambo?Un desarrollo sobre la base de la agricultura. Mollendo tiene pesca, turismo, un puerto, y sobre la base de esas actividades debe desarrollarse. ¿Qué prosperidad tendremos si el proyecto minero se concreta? Lógicamente nos va a matar. ¿Qué nos ofrecen?, ¿dinero? Eso no satisface el daño que traerá la contaminación de la minera.

¿Cómo afecta este paro al valle de Tambo?Es obvio que hay un perjuicio al valle, pero peores serían las consecuencias si no defendemos la agricultura, y la gente del valle es consciente de ello. Por eso participa de manera masiva en las protestas.

¿El principal cuestionamiento que tienen es por la cercanía de Tía María al valle de Tambo?Exactamente. Southern quiere hacer creer que el proyecto Tía María es el que le interesa y el que quiere ejecutar, pero su verdadero interés es La Tapada, que es un proyecto diferente, el cual se encuentra a unos 800 metros de la cuenca del río y, por ende, del valle.

¿Qué harán en los próximos días?En otros lugares se están levantando en respaldo nuestro. Tenemos coordinaciones con organizaciones que se plegarán al paro en estos días en la región. Habrá un levantamiento a nivel de las juntas de usuarios agrarios del sur. Ya se están reuniendo para pronunciarse en favor del problema en el valle de Tambo. Respaldo tenemos.

¿Usted garantiza que las protestas serán pacíficas?La protesta se está llevando de forma pacífica. La gente sale a las calles voluntariamente a manifestarse porque quiere expresar su malestar. Hacemos responsable al gobierno si se repiten las consecuencias generadas por las protestas de años pasados, porque nos quiere imponer el proyecto y esa posición no la aceptamos.

AUTOFICHA

- "Tengo 48 años de edad, provengo de una familia de agricultores y siempre me he dedicado a las labores agrícolas. Por eso, principalmente, defiendo la tierra del valle de Tambo. He sido nombrado presidente de la Junta de Usuarios del Valle de Tambo".

- "Estoy afiliado al partido político Frente Amplio por Justicia, Vida y Libertad desde abril de 2014. Hasta ahora no he participado en elecciones para ocupar algún cargo público. No tenemos intereses políticos o ideológicos en el paro".

- "Reitero que no queremos la inversión del proyecto minero Tía María, de Southern Perú, porque estamos seguros de que su ejecución contaminará no solo el agua del río, sino también las más de 13 mil hectáreas de cultivo que existen en todo el valle de Tambo".

TAGS RELACIONADOS