Ataque ocurrió en Coata. (Jimmy Valencia/USI)
Ataque ocurrió en Coata. (Jimmy Valencia/USI)

Los pobladores del distrito de Coata quisieron hacer justicia con sus propias manos. Tras sorprender a un presunto delincuente robando una moto lineal, decidieron atar al sujeto a un poste para torturarlo y, finalmente, quemarlo vivo.

Juan Flores Marca, de 49 años de edad, les clamaba piedad y aseguraba que él no se había apoderado de nada.

Sin embargo, unas 300 personas lo golpearon, le rociaron gasolina y le prendieron fuego. Los intentos de la Policía por rescatarlo de la turba fueron en vano pues esta arremetió contra los efectivos del orden.

Cuando dejaron a Flores tirado en el suelo –pensando que estaba muerto–, los agentes lo rescataron y lo trasladaron al hospital Carlos Monge Medrano en una ambulancia que también fue apedreada por los moradores.

Los médicos del nosocomio indicaron que el sujeto tiene quemaduras de segundo y tercer grado en el 90 por ciento de su cuerpo, por lo cual su pronóstico es reservado.