(Agencias)
(Agencias)

Selena Gómez perdió los papeles cuando se puso al descubierto que hacía playback durante una presentación en el festival Jingle Ball, en Londres.

La cantante, que siempre se caracterizó por su imagen dulce y educada, se molestó por las fallas técnicas y haciendo a un lado el micrófono soltó: ¡Qué mierd…!" a sus sonidistas.

Luego salió del escenario, pero volvió a los pocos minutos para disculparse.