notitle
notitle

Adolfo Guevara,Opina.21aguevara@peru21.com

Es una malformación congénita. Lo característico en este mal es la ausencia de pared abdominal, criptorquidia (falta de descenso de los testículos) y malformaciones en las vías urinarias. En ocasiones no hay tejido prostático o este tiene poco volumen, lo que hace que la vejiga tenga una forma de embudo. La falta de pared abdominal es variable. En los casos más leves faltan los rectos anteriores; cuando es más avanzada, faltan los oblicuos. Esto se asocia también a la falta de musculatura lisa en las vías urinarias. Casi el 96% de los casos detectados pertenecen al sexo masculino. Es una entidad sumamente rara. El tratamiento es una operación para bajar los testículos por el riesgo de desarrollar cáncer. Sobre el problema urinario, se aconseja hacer una vesicostomía (avocar la vejiga a la piel para evitar daño renal). También se sugiere el uso de un antiséptico urinario continuamente para evitar infecciones.