Indignados. Aunque menos masivas, protestas se hicieron sentir. (Reuters)
Indignados. Aunque menos masivas, protestas se hicieron sentir. (Reuters)

BRASILIA (AFP).– Los manifestantes volvieron ayer a las calles de las principales ciudades de Brasil en el día de la independencia y se produjeron enfrentamientos –sobre todo en Brasilia, Sao Paulo y Río de Janeiro– con la Policía, que los dispersó con gases lacrimógenos y con gas pimienta.

Fueron convocadas manifestaciones en más de 100 ciudades de Brasil a través de las redes sociales, pero fueron significativamente menores a las de junio, cuando más de un millón salieron a las calles para protestar contra la corrupción, el millonario gasto público en los estadios del Mundial 2014 y para pedir mejores servicios.

En Brasilia, tras denunciar la corrupción de la clase política ante el Congreso, cientos de manifestantes intentaron romper un cordón policial que protegía el estadio mundialista Mané Garrincha, dos horas antes del partido amistoso Brasil-Australia, y fueron dispersados por la Policía con gases lacrimógenos.

Al cierre de esta edición, cerca de 100 personas habían sido detenidas y decenas resultaron heridas por la represión de los custodios del orden.

SABÍA QUE

- Debido a las protestas, la popularidad de la presidenta Dilma Rousseff cayó 33 puntos, de 63% a 30%.

- En agosto mejoró 6 por ciento tras anunciar más inversiones en servicios públicos y por su decisión de impulsar una reforma política.