DISTURBIOS. Manifestantes tomaron las vías y el local de la empresa y se enfrentaron a la Policía. (Fabiola Valle)
DISTURBIOS. Manifestantes tomaron las vías y el local de la empresa y se enfrentaron a la Policía. (Fabiola Valle)

Graves disturbios protagonizaron ayer unos 400 trabajadores de la empresa agroindustrial Pucalá, los cuales se enfrentaron a la Policía y, tras derribar una de las paredes de la fábrica, ingresaron por la fuerza y se atrincheraron en sus instalaciones con el fin de impedir el ingreso de la nueva administración judicial.

A sabiendas de la medida judicial, los trabajadores se habían apostado en el inmueble desde el día anterior con el fin de evitar el ingreso de los nuevos directivos: Roberto Campos Valle, Pablo Gutiérrez Carmona y Ricardo Pereira Silva. Sin embargo, unos 500 efectivos policiales los sorprendieron en la madrugada y, con bombas lacrimógenas, lograron desalojarlos, retomando así el control de la compañía.

No contentos con ello, unos 300 trabajadores se trasladaron hasta la zona del puente Regalado y bloquearon todos los accesos a la azucarera. Los manifestantes incluso colocaron un bus en medio de la vía para evitar la llegada de la Policía. Ante ello, agentes de la Dinoes de Lima, Cajamarca y Chiclayo tuvieron que hacer disparos al aire para lograr dispersar a los manifestantes. Empero, los trabajadores insistieron y esta vez se atrincheraron en el local de la empresa.

Pese a que, con apoyo de la Policía, los nuevos administradores lograron ingresar al local de la empresa, la diligencia fue anulada por la jueza de paz letrada de Pucalá, Patricia Balarezo, quien argumentó que la acción se realizó sin su presencia, necesaria para poder garantizar el respeto a los derechos humanos.

Balarezo dijo que el jefe de la Dirección Territorial Policial de Lambayeque, Jorge Linares Ripalda, deberá responder por esta acción. Sin embargo, el jefe policial señaló que la Policía no puede revelar sus estrategias de seguridad. "Había garantías para que se ejecute la transferencia", comentó.

Por su parte, el administrador judicial de la empresa, Ricardo Pereira, indicó que el problema en la empresa es que existe un grupo de trabajadores que es ilegal y que rechaza su ingreso porque está comercializando el azúcar.

TENGA EN CUENTA

- Actualmente la empresa Pucalá es administrada por Carlos Roncal y Ernesto Flores. Sin embargo, los trabajadores reclaman ser los auténticos dueños y, por ello, rechazan a los administradores judiciales.

- Los graves enfrentamientos entre los trabajadores y la Policía dejaron dos manifestantes heridos y otros dos detenidos.