Otra vez el bloqueo de carreteras y los desórdenes que no tardan en escalar hacia hechos de violencia y caos, afectando, por lo pronto, la integridad física de quienes se ven obligados a transitar esas vías para ganarse la subsistencia diaria. Otra vez el país en vilo cuando más se necesita de la ecuanimidad para poder sacar del hoyo a la economía, y con ella a los peruanos en su conjunto.

El paro nacional indefinido para los contratos de carga, convocado por el Gremio Nacional de Transportistas y Conductores, debido al aumento del precio del combustible –que es a nivel mundial–, está impactando severamente en la cadena de distribución de alimentos en todo el país, como es habitual en este tipo de medidas. Y en el fatal contexto de una pandemia que está arrasando nuestro territorio, se sumó también el corte en el reparto de oxígeno para los pacientes graves en los hospitales de costa, sierra y selva, aunque luego los revoltosos aseguraron que no iban a seguir con los desmanes contra estos vehículos.

No está solo el precio del diésel en el pliego de reclamos de los huelguistas, también exigen la reducción o eliminación de peajes y pedidos como la construcción de zonas de descanso en las carreteras… pero lo cierto es que el momento es de lo más inoportuno, con el Perú en emergencia nacional y en una crisis económica que demanda casi todos los esfuerzos y atención del Estado.

Si bien hay mesas de diálogo que incluso en estos momentos se mantienen activas y en funcionamiento, es decir, existe una negociación en marcha, la intransigencia de los transportistas resulta difícil de entender. Menos aún si su protesta viene acompañada de daños contra la propiedad privada, apedreamientos, actos de sabotaje en las autopistas y, lo que es peor, ataques a camiones cisterna que llevaban oxígeno medicinal, como se reportó.

Cabe esperar que estos ataques cesen de una vez, tal cual ofrecieron ayer los dirigentes, pues cortar el abastecimiento de oxígeno medicinal como medida de presión contra el gobierno, más que irracional e inaceptable, sería un acto criminal.

Las autoridades, las fuerzas de seguridad, deberán permanecer alertas.


TAGS RELACIONADOS