notitle
notitle

Adolfo Guevara,Opina.21aguevara@peru21.com

Deben existir ciertas condiciones, como un movimiento peristáltico muy marcado, para que protruya el ostoma. Si a esto se suma que a la hora de hacer la colostomía los tejidos de la pared abdominal pueden ceder, entonces es casi seguro que se tendrá un prolapso de colostomía. No es grave. Lo importante es que siempre funcione (que vierta aire o heces a la piel). El aspecto es aparatoso para los que ven lo que protruye por la piel. Los problemas son para los pacientes que, al tratar de colocar las bolsas de colostomía, tiene que hacer el orificio de la bolsa más grande, lo que hace que esta se pueda despegar. Si esto sucede en un acto público, ya se imaginan los olores y el mal rato. Lo que los pacientes tienen temor es a que esto les ocurra en la calle. El tratamiento es quirúrgico. Consiste en fijar lo que protruye y recortar el sobrante y dejarlo a flor de piel.