Ayer se volvieron a encontrar. (EFE)
Ayer se volvieron a encontrar. (EFE)

El papa Francisco presentó ayer su primera encíclica, elaborada conjuntamente con Benedicto XVI.

En ella analiza la crisis de valores de la sociedad moderna e invita a entender la fe como luz y esperanza en un futuro.

Bajo el título Lumen Fidei (La luz de la fe), escrita –como él mismo reconoció– "a cuatro manos" con Benedicto XVI, el pontífice argentino defiende la fe en los tiempos modernos y el papel de la familia tradicional.

En uno de los cuatro capítulos, Francisco escribe que "la familia fundada en el matrimonio, entendido como la unión estable de un hombre y una mujer, nace del reconocimiento y de la aceptación de la bondad de la diferenciación sexual".

Paralelamente al crudo pesimismo de Benedicto XVI, Francisco alimenta el optimismo, convencido de que gracias a la fe se fomentan los lazos entre los hombres para defender la justicia, el derecho y la paz.