El precio de ser popular

“Hay una percepción generalizada de que no hay un plan sólido a largo plazo”.

vizcarra

El precio de ser popular. (GEC)

Violeta Ayasta

Andrés Romaña

El presidente Vizcarra, quien parece dirigir el país según su aprobación en las encuestas, cayó 12 puntos en un mes, según la encuestadora Ipsos. Aquello parece ser el comienzo de una irreversible debacle popular.

Cuando Vizcarra asumió el cargo hace un año, generó gran expectativa; ya que significó la salida de un gobierno agonizante. Asimismo, la convocatoria a un referéndum logró que la población perciba liderazgo y firmeza en el Ejecutivo. Sin embargo, mientras que la gente entendió que de referéndum no se vive, Vizcarra debería entender que de popularidad tampoco. Puesto que el presidente parece pensar que los ministros son un lastre para su aprobación, y es por eso que los renueva constantemente; pero debería entender que los ministros no son el principal problema, no solo porque la mayoría de personas no los ve ni los conoce, sino porque hay una percepción generalizada de que no hay un plan sólido a largo plazo. Aun cuando tiene uno que nunca se logró implementar.

El plan de gobierno con el que Vizcarra ganó la vicepresidencia debería ser puesto en funcionamiento lo antes posible. Aquello significa emprender reformas tributarias, como bajar impuestos y eliminar regulaciones, dando un gran impulso a la economía e incentivando que la gente vuelva a emprender. Asimismo, uno de los logros de Carlos Basombrío fue demostrar que la inseguridad se vence con inteligencia policial, y es a lo que debería apuntar el actual gobierno, debido a que, según el INEI, el 86.6% de la población percibe que será víctima de algún hecho delictivo. Por ello, no hay tiempo para que el presidente cree un plan que, notoriamente, no tiene en la actualidad. Entonces, será mejor que utilice las herramientas con las que cuenta y observe a las encuestas como indicadores y no como hojas de ruta.

Tags Relacionados:

Martín Vizcarra

Ir a portada