notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Ese personaje acaba de hacer predicciones muy poco optimistas para Estados Unidos. Fue en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad John Hopkins. Allí, Brzezinski recordó que, desde 1991, los EE.UU. como potencia mundial "no han ganado ni una sola guerra", y remarcó que la dominación de ese país –que después de la Segunda Guerra Mundial determinaba la agenda internacional– ha terminado y no podrá restablecerse durante la próxima generación. Advirtió que, dados los cambios habidos, "ninguna de las potencias mundiales puede alcanzar la hegemonía universal en dichas condiciones, por lo que EE.UU. debe elegir mejor los conflictos en los que va a participar, ya que las consecuencias de un error podrían ser devastadoras". Recuerda que el espionaje a los gobiernos aliados es lógico pues, luego del derrumbe de la URSS, EE.UU. se propuso tomar el control político global, como lo expresó Paul Wolfowitz en el Pentágono, en 1992.

Brzezinski señaló también que "es cierto que nuestra posición dominante (en la política internacional) no es la misma que hace 20 años" y que "le ha llegado a Estados Unidos el momento de entender que el mundo contemporáneo es mucho más complicado y más anárquico que en los últimos años después de la Guerra Fría".