PPK encausado

“La medida preliminar dictada por diez días (...) es de extrema dureza para un hombre de más de 80 años, con arraigo demostrado, y que parecía estar colaborando”.

PPK

El ex presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) está siendo investigado por el equipo especial Lava Jato. (Foto: GEC)

Editorial Perú21
Editorial Perú21

La noticia de la detención preliminar del ex presidente Pedro Pablo Kuczynski, ordenada por un juez a solicitud del Ministerio Público, agarró fría a la clase política local. Mejor dicho, a todos. El primer reflejo de algunos fue soltar el acostumbrado brulote de que no se trataba más que de una cortina de humo del Gobierno para distraer la atención sobre el problema de Las Bambas y la vapuleada performance del gabinete Del Solar.

Con el paso de las horas, no obstante, fueron emergiendo las hipótesis que condujeron al arresto preliminar de PPK, quien viene siendo investigado por presunto delito de lavado de activos en modalidad de conversión, transferencia y ocultamiento, con los agravantes de pertenecer a una organización criminal, en su condición de ex funcionario público, léase ministro.

La medida preliminar dictada por diez días, aunque está en la línea del trato fiscal y judicial que se ha dado a casi la totalidad de encausados por distintos tipos de vínculos con Odebrecht, es de extrema dureza para un hombre de más de 80 años, con arraigo demostrado, que tiene las cuentas bancarias congeladas y que, hasta el momento, parecía estar colaborando con la justicia.

Del oficialismo a la oposición, las reacciones a lo largo del espectro político durante el día han sido disímiles –se ha aludido al debido proceso, la autonomía de poderes, a un atropello, un abuso con intenciones mediáticas, entre los más difundidos–. Pero quién sabe si lo que mejor ha descrito la perplejidad nacional es lo dicho por el presidente del Congreso, Daniel Salaverry: “Lamentable para la imagen del país que otro presidente esté detenido”.

En opinión de la fiscalía los indicios apuntan a que se habría encontrado motivos para pensar que, quizás siguiendo instrucciones de alguno de los afectados, se ha obstruido en determinado conducto el flujo de información que el entorno de las empresas de Kuczynski –Westfield Capital, principalmente– se comprometió a facilitar. Sin embargo, la medida de prisión preliminar resulta excesiva.

Ir a portada