notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Ahora tenemos a un mandatario poseído por el espíritu del venezolano a quien, en todo caso, él siempre había admirado.

Incluso, la primera señal de que Humala ha cambiado es el intento de retornar los combustibles a un monopolio del Estado, como en la época de Velasco. Es claro que quiere convertir a Petroperú en otro PDVSA para contar con una millonaria caja negra, sobre la cual no rendirá cuentas y que estará libremente a su disposición sin ser fiscalizado o controlado. Con ello, el problema que tenían sobre la falta de recursos para lograr la reelección conyugal estaría solucionado.

Luego está el intento de llenarnos de cubanos al igual que lo que ocurre a lo largo y ancho del aparato estatal venezolano. En realidad, el convenio con Cuba que tratan de forzar en el directorio de Essalud no es un acto generoso y menos aún un obsequio de los Castro, es todo lo contrario.

Así tenemos que el esquema planteado intenta colocar comisarios ideológicos por todos lados, quienes para colmo serán pagados con el dinero de todos los peruanos. De esa forma no solo les permitimos ampliar su zona de influencia a los cubanos sino que encima estamos financiando a un régimen que está quebrado.

Asimismo, está la utilización que hace de todos los medios oficialistas para defender su viraje trasnochado e intentar cancelar a sus adversarios.

Al final, la vuelta en U hacia La Gran Transformación que Humala está dando nos llevará al mismo resultado que Chávez les dejó a los venezolanos: asesinatos, recesión, inflación, corrupción, un país que se está desangrando. Hoy, con la claridad del ahorcado, vemos que nos han engañado y que es alarmante el futuro que nos está esperando.