Porquería

Flor Pablo Medina

La ministra de Educación, Flor Pablo Medina, respondió el pliego interpelatorio de 29 preguntas ante el pleno del Congreso. (Foto: César Campos / GEC)

Porquería. (Foto: César Campos / GEC)

Susel Paredes
Susel Paredes

El diccionario de la Real Academia de la Lengua dice que ‘ porquería ’ es “suciedad, inmundicia o basura”. Hay días en que parece que el Congreso de la República se empeña en parecer lo que se describe como significado de la palabra mencionada.

¿Cómo es posible que el congresista Moíses Mamani vuelva al Parlamento como si nada hubiera pasado? ¿Por qué a él sí lo reciben jubilosos en el hemiciclo y a otros los tienen desterrados? Después de haber sido acusado de tocamientos indebidos, después de que todas las peruanas quedamos indignadas con su cinismo, este ser humano regresa fresco como una lechuga. ¿Se imaginan lo que piensan los abusadores? El daño que este congresista le está haciendo a la integridad de nuestro país es enorme.

Además, según información publicada por la unidad de investigación de El Comercio, este hombre ha mentido en su hoja de vida respecto de los lugares donde ha trabajado, sobre su formación académica, y encima de todo esto presenta un desbalance patrimonial en el que su patrimonio excede en 27 millones de soles lo que declaró en el Jurado Nacional de Elecciones. Incluso está procesado por lavado de activos producto de la minería ilegal, defraudación tributaria y el narcotráfico.

Este ser humano fue llevado al Congreso por el partido Fuerza Popular y es la representación de todo lo que no debe ser un ciudadano correcto de nuestra república. Y para rematar se cree un campeón con su ternos a la medida, sus lentes negros y su sonrisa que nos recuerda a los personajes de degenerados de las series policiales televisivas.

Ojalá el bicentenario nos traiga una nueva generación de políticos y políticas que amen al Perú, que representen lo mejor de las personas y que respeten a las mujeres para vivir en una sociedad en la que todos tengamos las mismas oportunidades y condiciones para ser felices en nuestro Perú
querido.

Ir a portada