Política y medios

Cada día que transcurre y cada nueva situación que ingresa a la agenda política muestra, de manera meridianamente clara, que los medios de comunicación han devenido en actores políticos centrales, casi excluyentes, en la discusión de los grandes temas nacionales e internacionales.

notitle

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Fuera de ellos lo demás son solo anécdotas, dentro de ellos la misión de inventar la anécdota adecuada para justificar su visión del mundo y, por supuesto, defender los intereses de las minorías a las que pertenecen. Estos medios, a veces de manera grotesca, a veces con cierta creatividad, proponen, con la prepotencia que les da su presencia en cada rincón del país, aquello que debemos creer sin tener que pasarlo por el tamiz de nuestro propio pensamiento. El ejercicio propuesto ahorra generosamente a sus seguidores la pesada carga de pensar por sí mismos y termina construyendo consensos que pueden incluir un comerciante de La Parada, un estudiante universitario, –de administración de empresas preferentemente–, un miembro de la Confiep, una ama de casa adicta a la televisión y a la radio, y algún cura que esté orgulloso de tener a Juan Luis Cipriani como pastor de pastores en el Perú. Los partidos políticos, o para ser más precisos las agrupaciones que fungen de tales, ya parecen haber entendido las reglas de este juego y, en lugar de discutir cómo ubicarnos en el mundo actual considerando todas las dramáticas variables que se presentan, se reducen a inventar frases como "No a la reelección conyugal" o a alguna nueva denuncia contra el chavismo.

Es posible que nadie repare en el rol que cumple lo cual lo hace menos culpable pero igualmente dañino.

Ir a portada