Sigue actualizado en nuestra APP

En plena megacolisión

Como suponíamos, a esta altura del año la política giraría inevitablemente en torno al enfrentamiento entre el presidente Ollanta Humala y Alan García. El primero tratando de deshacerse de quien considera su principal enemigo y el segundo buscando evitar, a cualquier precio, el ser inhabilitado para las elecciones del 2016.

notitle

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Carlos Basombrío,Opina.21El primer round ha sido favorable a García. Un Poder Judicial en el que cualquier mortal tarda una vida en obtener justicia (eso, si alguna vez la consigue), se vuelve exquisito cuando se trata de García. Dos años de trabajo de la megacomisión se anulan para él, porque en una sesión en la que se convocó al principal investigado, no se especificó si iba en calidad de testigo o acusado. Hay debate sobre la validez del fallo, pero lo cierto es que la presencia aprista en el Poder Judicial ha sido, una vez más, determinante para que no prosperen causas contra ellos.

El segundo round fue fulminante, con García intentando noquear de una vez por todas a su adversario, recordando graves acusaciones de violaciones de los derechos humanos y cupos a narcotraficantes de los que se acusa al entonces 'capitán Carlos'. El argumento (no tan) subyacente: me busca juzgar y condenar quien es peor que yo.

El precio de la estrategia de García es alto ya que quien dijo que no se corría y que no recurriría a amparos logró, una vez más, escabullirse por la ventana de las formas, sin aclarar el fondo de las acusaciones que se le han hecho. García demuestra que es el político más poderoso, pero su imagen queda más magullada.

¿Habrá tercer round? Humala entraría débil y aislado. Aún así podría recuperar la iniciativa y hasta conseguir su objetivo (hay varios modos), pero con la incompetencia en el manejo político que ha demostrado, no es seguro que lo logre.

Lo único claro es que la megacolisión degrada más la política.

Más gente siente que unos y otros están de espaldas a sus necesidades y ven aún con más desprecio sus enfrentamientos.

Ir a portada