EN CAPILLA. Ministro del Interior ya evalúa su salida del Gabinete, pero primero hablará con el presidente Humala. (C. Fajardo)
EN CAPILLA. Ministro del Interior ya evalúa su salida del Gabinete, pero primero hablará con el presidente Humala. (C. Fajardo)

Todo indica que la salida del ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, está más cerca de lo que parece. Tras las evidencias de que agentes de la Dirección de Inteligencia de la Policía (Dirin) hacían un seguimiento al exministro Fernando Rospigliosi, principal crítico del gobierno de Ollanta Humala y firme opositor a la reelección conyugal, la oposición exige su salida inmediata.

Por lo pronto, el fujimorismo (a través de sus dos representantes) no asistió ayer a la sesión reservada de la Comisión de Inteligencia a la que asistió Pedraza y anunció un pedido de interpelación para que explique ante el Pleno del Congreso lo ocurrido.

Juan José Díaz Dios, integrante de dicha bancada, exigió al presidente la salida del ministro por estos hechos.

"EL MINISTRO DA PENA"Víctor Andrés García Belaunde, congresista Acción Popular-Frente Amplio, bancada cercana al oficialismo, también cuestionó el trabajo del ministro del Interior. "Es un ministro que da pena, está en la calle. No sabe, no opina. Yo le he enviado un oficio el 14 de mayo sobre casos concretos de seguimiento y no me han respondido", dijo el legislador quien también habría sido víctima de estos reglajes. Como para confirmar que el titular del sector "está en la calle", Pedraza dijo ayer que "no sabía de la parte operativa del seguimiento" a los supuestos narcotraficantes colombianos.

Por su parte, el expremier y actual congresista de Alianza por el Gran Cambio, Yehude Simon, señaló en su Twitter: "Hay que ser bien torpes para repetir historias nauseabundas. Pareciera que los responsables olvidan en qué terminan estas prácticas". "Hasta hoy me negaba a admitirlo, pero las evidencias son contundentes", añadió.

En tanto, su colega fujimorista Carlos Tubino aseguró que "es falso que agentes de Inteligencia de la Dirin efectúen operaciones contra el narcotráfico, pues la Dirandro las realiza profesionalmente".

En la misma línea declaró a Perú21 el exjefe de la PNP, general ® Eduardo Pérez Rocha. "Si se trató de una operación de vigilancia a supuestos narcotraficantes colombianos, debería existir una orden judicial previa que sustentara ese seguimiento", indicó.

Añadió que resulta extraño además que la agente Wendy Paola Toro efectúe ese tipo de labores cuando pertenece a la División de Búsqueda del Departamento de Organizaciones Políticas de la Dirin. Además, dijo que no entiende por qué, al ser descubierta, dio su verdadero nombre cuando es normal que para ese tipo de operaciones usen una segunda identidad ficticia para resguardar su seguridad.

PREMIER LO NIEGA TODOEl presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez, insistió en que no hay una directiva encargada de realizar espionaje al exministro del Interior, Fernando Rospigliosi. "No hay ningún reglaje político, periodístico. Nosotros no hemos venido al Gobierno a realizar actividades ilícitas, ni prácticas montesinistas, estamos con las manos limpias y estaremos en el Gobierno hasta que el presidente lo determine".

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Inteligencia, Ana María Solórzano, anunció que para mañana fue invitado el jefe de la Dirección de Inteligencia de la Policía, general José Céspedes. "El objetivo es investigar qué tipo de trabajo hacían estos agentes", indicó.

MAYORDOMO SE REAFIRMAEl mayordomo-denunciante, Wimber Rodríguez, secretario de la Asociación Unidos por la Justicia, reiteró que le advirtieron del seguimiento el pasado 29 de mayo diciendo: "el pollo picó al maíz". Mostró fotografías de agentes que observaban el edificio el 29 al mediodía y que fue él quien llamó al serenazgo. "Uno de ellos me dijo que eran del Servicio de Inteligencia. Por tal motivo, el ministro Pedraza debe renunciar. No creo en esa versión sobre seguimiento a narcos colombianos", indicó.

En tanto, Fernando Rospigliosi denunció que, inicialmente, los agentes de inteligencia seguían a su esposa y familiares para buscar "algo" con qué chantajearlo y neutralizarlo. "Pero como no encontraron nada y comencé con mis denuncias, ahora buscan a mis fuentes de información", indicó a Perú21.

El Ministerio Público anunció que se ya encuentra recogiendo información sobre este nueva denuncia.