ASALTO FINAL. Tras arduos combates, el Ejército de Kenia mató a cinco milicianos y capturó a 11. (Reuters)
ASALTO FINAL. Tras arduos combates, el Ejército de Kenia mató a cinco milicianos y capturó a 11. (Reuters)

NAIROBI (EFE).– Tras cuatro días de asedio por parte del Ejército de Kenia, el asalto al centro comercial de Nairobi perpetrado el pasado sábado por islamistas concluyó ayer con un balance de al menos 72 muertos, pero todo apunta a que la cifra final será mayor.

En una alocución televisada a la nación, el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, declaró el fin de la peor acción terrorista que ha golpeado al país desde el atentado de 1998 contra la Embajada de Estados Unidos en Nairobi, en el que fallecieron más de 200 personas.

"Hemos avergonzado y derrotado a nuestros atacantes", afirmó Kenyatta con un semblante serio, al subrayar que la toma del edificio se zanjó con "cinco terroristas muertos" y que las pérdidas ocasionadas por el sangriento ataque han sido "inmensas".

El jefe de Estado precisó que, aparte de cinco asaltantes, han perdido la vida 61 civiles y seis soldados kenianos, al tiempo que 62 personas –de las 175 que resultaron heridas– siguen hospitalizadas.

No obstante, el presidente advirtió que tres pisos del centro comercial Westgate –ubicado al norte del centro de la capital– se han desplomado durante las operaciones de las fuerzas de seguridad para reducir a los terroristas y que hay cuerpos sepultados entre los escombros, entre ellos algunos de los terroristas.

Asimismo, el mandatario indicó que 11 sospechosos han sido detenidos en relación con el ataque, iniciado el pasado sábado por la milicia radical islámica somalí Al Shabab con el lanzamiento de granadas y disparos contra clientes y empleados de las tiendas.

Al Shabab llevaba amenazando con atacar Kenia desde octubre de 2011, cuando tropas de este país penetraron en Somalia para perseguir a dicho grupo integrista, al que el Gobierno de Nairobi acusó de varios secuestros cometidos en su territorio.

"Estos cobardes responderán ante la justicia, al igual que lo harán sus cómplices y jefes allá donde se encuentren", remarcó Kenyatta sobre los integristas somalíes, que el año pasado anunciaron su adhesión a la red terrorista Al Qaeda.

El presidente declaró tres días de duelo nacional, que empezará hoy, y las banderas ondearán a media asta en todo el país con el fin de "honrar la memoria de quienes han perdido la vida en este ataque", que incluye a miembros de su propia familia.

En su discurso –en el que recordó que entre las víctimas figuran ciudadanos de "varias nacionalidades"– hizo hincapié en que "el terrorismo es un problema global que requiere una solución global".

Además, Kenyatta aclaró que no puede confirmar algunas informaciones de diversos medios sobre la supuesta participación de una británica y de tres ciudadanos estadounidenses en el asalto.

La milicia Al Shabab desmintió la utilización de una mujer en la ofensiva y de rebeldes de Occidente.

SABÍA QUE

- En Kenia han surgido muchas dudas y contradicciones sobre la cifra real de muertos y de cómo fueron reducidos los terroristas de Al Shabab en el centro comercial.

- Como suele ocurrir en los conflictos donde median secuestradores y gobiernos por rehenes, la información es poco transparente y casi nunca se sabe cómo ocurrieron con exactitud los hechos.