(Foto: Presidencia)
(Foto: Presidencia)

-La capacidad peruana para malograr siempre todo lo que genere riqueza es imbatible. Ahora les tocó tirarse abajo a la agroexportación. Pero lo más inquietante es la facilidad y rapidez con las que en estos momentos se pueden cambiar las reglas de juego legales y económicas en nuestro país. ¡Como si de nada crucial se tratase, hasta de la manera más frívola se habla de cambiar la Constitución! Se están cargando al Perú entre un débil Ejecutivo caviar, un demencial Congreso populista, una calle endiosada, una prensa irresponsable y unos opinólogos desaforados. Antes fue paralizar a la minería, la otra gallina de los huevos a la que la izquierda le puso la puntería. Y el sector petrolero ya prácticamente no existe en la selva.

El problema es que ya tasaron a Sagasti como un presidente raquítico (o hasta cómplice), por lo que se nos viene una temporada de huelgas, con un Ejecutivo caviar peleado absurdamente con la Policía y un Congreso dispuesto a soltar la primera ley populista que le pida la calle, esa manera tan primitiva de hacer política que incentivó nuestra prensa. Y nuestros capitalistas también han sido los mejores aliados de la izquierda y de este desorden callejero.

Habría que “felicitar” a ese banquero por exhibir “La revolución y la tierra” en su cadena de cines o de ser tan valiente de quitarle la publicidad a Willax. Y me imagino que ese gerente general del banco más grande desfilará ahora por Ica, tal como anunció durante las marchas limeñas. ¡Ay con estos blancos limeños! No les han vendido la soga a los rojos para que les ahorquen. ¡Se la han tejido!

-La República y su estrella Sigrid Bazán arman un gran escándalo con los jornales en Ica. A ver, Sigrid, ¿por qué no nos cuentas cuánto le paga Mohme al mes a un redactor joven de papel y de web en LR? ¿Llegan acaso a los 2 mil soles netos? ¡Dinos pues, Sigrid!


TAGS RELACIONADOS