(Mario Zapata)
(Mario Zapata)

Ricardo Morán,Conductor de TV.AUTOR: GONZALO PAJARESgpajares@peru21.com

El 2012 fue su año. Proveniente del teatro, se hizo conocido por su papel de severo juez en Yo soy. A pesar de esto y de la presencia mediática que le dio el programa, Ricardo Morán no se siente famoso y señala que sigue trabajando como antes, que la única diferencia está en que ahora puede escoger sus proyectos. Hoy produce Rojo, Fama Contrafama (de L a V, 8 p.m.), el nuevo programa de Frecuencia Latina.

Y de pronto, la fama…(Ríe). Suena fuerte, ¿no? No la proceso, todavía. Además, famosos son Paolo Guerrero, Gisela Valcárcel, gente que hace cosas importantes. Yo sigo con mis cosas cotidianas, negociando un mejor precio por cuatro planchas de triplay para hacer una tarima. En esos momentos me pregunto: "¿Esto es la fama?". Bueno, no tiene nada de glamorosa (ríe). Vivo encerrado como un topo, corriendo de un lado para otro tratando de sacar adelante los programas en los que estoy. Más que fama, veo en mi vida más posibilidades de trabajo y, claro, de hacer lo que me gusta, algo que no todos logran.

Más que famoso, entonces, eres exitoso…Ser exitoso es estar contento con tu trabajo y tener la capacidad de escoger. No es poco. Dicho esto, más que exitoso, me siento tranquilo (ríe). Hay un lado mío que no compra ni la fama ni el éxito.

Que aún te preocupes por las planchas de triplay quizás muestra tu lado obsesivo…Esa es la parte del trabajo que me da placer. Buscamos siempre lo que nos hace felices, y a mí me hace feliz hacer mi escenografía. Si por ser figura me prohibieran hacer esto, la pasaría mal. Si me das a escoger, prefiero producir el programa que conducirlo, prefiero dirigir una obra antes que actuar. Soy un generador de ideas.

Prefieres ser el jefe…(Ríe). Más que ser el jefe –quien encuentra placer en dar órdenes–, soy un 'todista'. Me gusta estar en todo. Y, bueno, podemos decir que sí, que soy un obsesivo, pero un obsesivo con humor, nada denso (ríe).

Cuando uno es obsesivo, ¿cuánto disfruta lo que hace?Soy un hombre que disfruta de los procesos, de los ensayos antes que del estreno. Cuando un programa se estrena y le va bien, ya estoy diciendo "hagamos otro".

Pero, en la TV, el éxito está marcado por la continuidad…Ese es un problema de cómo se hace TV en el Perú: en otras partes del mundo, los programas se hacen por periodos breves y se repiten el siguiente año también por un corto tiempo. Las temporadas duran tres meses y no vuelves a ver el programa sino hasta el próximo año. Nosotros seguimos inmersos en un modelo antiguo de TV, con programas de lunes a viernes, algo que sucede en muy pocos lugares en el mundo. Acá optamos por ficciones que van de lunes a viernes, y duran años, en lugar de series de 22 capítulos por temporada. Con el tiempo no nos va a quedar otra que transformarnos, lo que elevará la calidad de nuestros programas.

¿_Yo soy_ ya terminó?No, vuelve en abril…

¿Ya ves? Ustedes mismos nos acostumbran a la vieja tele…Pero vuelve solo de abril a julio. El año pasado tuvimos cuatro temporadas, ahora le estamos dando un descanso para que llegue fresco en abril. Me gustaría que Yo soy exista solo de abril a julio, todos los años. Así podremos poner otro programa en la segunda parte del año… y así ocurrirá, lo que es un indicio de que la TV peruana está avanzando. Así, quienes producen los programas tendrán el tiempo necesario para hacerlos bien.

¿El que Frecuencia Latina haya comprado varios formatos de programas foráneos responde a esta necesidad?Queremos tener temporadas más cortas de productos variados y exitosos, que se puedan sostener en el tiempo. ¿El público se aburre rápidamente? Cuando el formato es muy específico, sí. Lo aprendimos duramente con El último pasajero, que fue muy exitoso en su momento, pero lo desgastamos pronto por hacerlo de lunes a viernes.

¿Cómo es el televidente local?Si tuviera la respuesta, todos mis programas serían exitosos (ríe). El Perú ha cambiado; la TV, no. Sin embargo, está recuperando el público que perdió la década pasada por el boom del cable y de Internet. Ejemplo de este fenómeno son Combate, Esto es guerra y Yo soy.

Han recuperado público pero, ¿están haciendo mejor TV?Una parte del público ha sofisticado sus gustos y solo vuelve a la señal abierta si ve una mejora estética y un alto nivel de producción. Hay otro grupo que aprecia la TV local porque se identifica con sus personajes y con sus situaciones. Como decía Steve Jobs: "Nuestro negocio no es darle a la gente lo que quiere, sino lo que creemos que necesita pero aún no lo sabe".

¿Los realitys le han quitado público a la ficción?¿Hoy se hace la ficción que el público quiere ver o la que veía hace 20 años? A mis amigos que hacen ficción les falta sacar las garras.

AUTOFICHA

- Los ganadores de las cuatro temporadas de Yo soy y de 'la revancha' fueron provincianos. Esto demuestra los cambios del país y la descentralización de la TV.

- Los contratos firmados por los participantes de Yo soy no debieron publicarse. No son abusivos, responden a formatos internacionales.

- Nosotros compramos formatos de programas extranjeros porque han demostrado su éxito, su calidad. ¿Para qué ponernos creativos si hoy nos toca aprender?