notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Un investigador del tema concluye que "en esencia, nuestros actuales medios son simplemente taquígrafos diligentes que amplifican sin crítica puntos de conversación para el consumo masivo". Todo indica que Pincus, junto con muchos de sus colegas de los medios dominantes, parece haber abdicado de su papel y de su responsabilidad de control fiable del poder y la propaganda. Y, quizá todavía peor, no han aprendido nada de los últimos 10 años, ignorando incluso ahora los flagrantes fracasos que ellos mismos reconocieron otrora y sus consecuencias catastróficas. No puedo menos que repensar esos conceptos dentro de la realidad peruana y veo que, con matices, ocurre lo mismo. Solo que aquí no son portavoces o taquígrafos de la administración (gobierno entre nosotros) sino de los intereses económicos, que son quienes señalan la agenda del Gobierno. Pero es lo mismo pues ser voceros de alguien, que solo se siente obligado a defender sus intereses, los inhibe de pensar por sí mismos y, por tanto, de cumplir "su papel y su responsabilidad de control fiable del poder y la propaganda". Basta observar al conglomerado SIP cantando a coro las arias que descienden desde el norte para tener claro que nuestra profesión ha perdido la independencia que daba sentido a su papel en una sociedad democrática.