notitle
notitle

Lucía de Althaus, Opina.21fmaestre@peru21.com

La infidelidad suele ser una de las faltas más dolidas. Esta, en muchas ocasiones, conduce a la muerte de la relación al ser la herida y el daño al amor propio de la parte engañada tan profundos. Pero hay casos en los que, a pesar de lo relatado, la pareja recupera su estabilidad y se produce el reencuentro hacia la unión. ¿Qué tuvo que suceder para que esta infidelidad sea perdonada? ¿Qué promesas se realizaron y se cumplieron? Veamos cómo fue manejado este problema para que el perdón tenga éxito. Este resultado se debe a tres importantes factores. El primero: asegúrale a la pareja que la infidelidad no trajo consecuencias (un embarazo o una segunda convivencia). Otro factor determinante pasa por hacer una clara confesión informando los detalles, tiempo de duración y tipo de compromiso. Además, es relevante que la persona que generó la falta repare socialmente (si fuera el caso) a la engañada. La más importante de las reparaciones es el cambio de conducta del infiel. Debe tener expresiones de amor que demuestren que el vínculo extramatrimonial terminó.