(USI)
(USI)

Alfonso García Miró, EmpresarioAutor: Richard Abecasisrabecasis@peru21.com

El gran desafío que tiene este gobierno es poner en práctica y ejecutar las siete medidas que anunció el presidente Ollanta Humala; es decir, empoderar a todas las instituciones para facilitar las inversiones. El presidente de la Confiep, Alfonso García Miró, analizó la coyuntura económica y las expectativas empresariales luego de reunirse –al igual que otros 10 líderes empresariales– con eljefe de Estado, por primera vez en 23 meses de gobierno, para buscar fortalecer el crecimiento económico y acelerar las inversiones.

El indulto al expresidente Alberto Fujimori era un tema pendiente y complicado para el Gobierno. ¿Que opinión tienen de la decisión del mandatario Ollanta Humala?Es un tema que tiene bastante connotación política, y Confiep no se va a pronunciar sobre él. No sé hasta qué punto ha podido absorber a la clase política. Me imagino que la resonancia de la decisión presidencial se podrá saber en los siguientes días. En cualquier caso, confío en que no afectará el clima de negocios ni la economía.

¿Cree que se dará una actitud más confrontacional entre el grupo político fujimorista y el Gobierno?Como presidente de Confiep, no puedo pronunciarme sobre conjeturas o especulaciones.

En todo caso, se ha desatado un 'canibalismo' político entre los principales líderes que han adelantado la campaña electoral de 2016…Es cierto, pero como gremio invocamos a que los líderes políticos sepan comportarse a la altura del país: serio, moderno y líder, que es el Perú del siglo XXI. Por más oposición y confrontación que exista, como en cualquier democracia madura, los líderes deben debatir en forma respetuosa.

¿Considera que la posible candidatura de la señora Nadine Heredia enturbia el panorama económico?Soy un líder de un gremio empresarial, y mi responsabilidad es responder sobre temas económicos. Nosotros nos pronunciaremos cuando advirtamos que una decisión política afecta la marcha de la economía en el país.

Hace tres meses, usted tenía la percepción de que el presidente no confiaba en los empresarios. ¿La reunión del martes en Palacio ha sido un punto de quiebre en esta actitud del jefe de Estado?Los momentos de incertidumbre ya pasaron, sobre todo cuando dije que había desconfianza del presidente Humala hacia los empresarios. La reunión del martes, es cierto, ha dejado en claro que el mandatario nunca más desconfía de los empresarios. Hemos tomado esto como una decisión de grandeza. Él nos ha invitado a su casa (Palacio) para debatir los temas que preocupan y, ahora, hay un mayor consenso entre ambas partes.

¿Se sienten más tranquilos? Es que el Gobierno pensaba, hasta hace pocas semanas, comprar los activos de Repsol, crear una aerolínea de bandera, fortalecer Enapu, y todos esos temas 'ya no van'…Creo que estos temas son anecdóticos y de un aprendizaje constante entre los empresarios y el Gobierno. Nosotros hemos podido entender claramente cuáles son las intenciones del Gobierno y nos hemos tranquilizado. Y el presidente, por primera vez, en una conversación franca, cordial y prolongada, ha podido entender la buena intención y disposición de los empresarios para crear puestos de trabajo y reducir la brecha de desigualdad con inclusión social.

¿Cree que las siete medidas anunciadas por el Ejecutivo para acelerar las inversiones son suficientes y oportunas?Consideramos que el gesto al más alto nivel es muy importante, sobre todo para que todo el aparato burocrático tome consciencia de que no es una solicitud ni un favor que se les está pidiendo, sino que es una orden del presidente para cumplir los cronogramas y las fechas para sacar adelante los proyectos. Asimismo, el hecho de formar un equipo especializado para agilizar las inversiones es el gesto más claro del Gobierno, y nosotros saludamos eso.

El tema será llevar a la práctica estos siete puntos…Es cierto, el gran desafío que tiene el Gobierno es poner en práctica, ejecutar las siete medidas y dar empoderamiento a todas las instituciones para facilitar así la vida y no complicarla. Pasa que si no se empodera adecuadamente a las entidades encargadas de la generación de oportunidades de inversión y de la ejecución de proyectos, no tendrá ningún sentido declarar de interés nacional la promoción de las inversiones como vehículo de crecimiento. Esa es una tarea que el presidente ha asumido con responsabilidad.

Aunque la reacción del Estado sigue siendo lenta. Proinversión, por ejemplo, no ha entregado un solo proyecto grande en los 23 meses que lleva el Gobierno al frente del país…Concretamente, Proinversión no ha funcionado bien y el resultado, como lectura objetiva, es negativo. Espero que la decisión de agilizar los proyectos se aproveche para dar más empoderamiento y exigir resultados concretos, porque la entidad se ha encargado, en los últimos meses, de explicar el porqué no hace las cosas bien, cuando su trabajo es preocuparse por los resultados de las concesiones.

A esto se debe sumar la lentitud para promulgar la ley de Servicio Civil… Es el primer gran paquete de reformas de tercera generación que el país necesita, y no puede ser posible que un pequeño grupo de 'tirapiedras' pueda avasallar a los poderes del país para dar marcha atrás en una medida que, a la larga, los beneficiará. Se ha ido creando una brecha cada vez más amplia en la posibilidad de generar trabajo sin la necesidad de ir arrastrando, en ese intento, al Estado. Eso está a punto de cambiar con la gran reforma que promueve la ley de Servicio Civil, porque el Gobierno se ha dado cuenta de que esta propuesta debe ser un compromiso de primer orden. Dicha ley está orientada a cambiar la mentalidad de los funcionarios que creen que se les debe servir y que ahora deben mejorar. ¡Exigimos un cambio en el sentido de las cosas y los servicios del país!

El enfriamiento de la economía o el 'bache' del primer trimestre, como reconoció el presidente Humala, ¿es un tema de preocupación? ¿Cree que se subestimó el impacto de la crisis mundial? ¿Se de-sactivó el piloto automático?Es cierto que hubo una serie de factores que confluyeron al mismo tiempo y generaron un periodo de alta incertidumbre. Pero no hay que mirar hacia atrás, soy un optimista genético. Creo que las expectativas funcionan mucho si el país está en franco crecimiento y en armonía. El Gobierno aplicó políticas contracíclicas adecuadas para proteger la economía del fenómeno externo y dinamizar la inversión pública. El país no se puede dar el lujo de perder un punto o dos puntos porcentuales en el ritmo de crecimiento económico.

En ese escenario, ¿cuál es el panorama económico que avizoran para los próximos meses? ¿Hay optimismo, incertidumbre, frustración, etcétera?El mensaje es que no podemos perder más oportunidades respecto al futuro económico del Perú. Las grandes dudas ya han sido despejadas. Concentrémonos, a partir del segundo semestre, en sacar el máximo potencial que tenemos todos los peruanos y que nuestro optimismo se convierta en una mayor inversión o en la disposición de arriesgar capitales. Si eso ocurre, estoy seguro de que la tasa de crecimiento será mayor a aquella que pasivamente estiman los analistas especializados, que son muy cautelosas. Yo soy un poco más optimista porque considero que si se aplican adecuadamente las expectativas positivas, el Perú podría crecer más de 6% este año.

A propósito ¿cree que le hace bien al país y a las inversiones que se emita una norma como la consulta previa?Como nunca, el caballo se ha puesto delante de la carreta en el Perú. Hoy tenemos más de cien caballos, grandes flujos de capital que están ingresando del extranjero y saliendo de los bolsillos de pequeños, medianos y grandes empresarios locales, pero no hay carretas para avanzar.

Hace unos meses nos comentó que los empresarios habían sido sorprendidos con las facultades otorgadas a la Sunat. ¿Esta preocupación se conversó en la reunión con el presidente Humala?Hay dos percepciones en este tema. Hemos tenido un prolongado y estrecho contacto con las autoridades, incluyendo a la jefa de la Sunat, Tania Quispe, que nos han asegurado que esta entidad no va a aprovechar el poder para ir más allá o en contra de los derechos de los empresarios. Por otro lado, sigue habiendo una percepción de excesivo temor de los pequeños y microempresarios por la relativa prepotencia y discrecionalidad en algunos funcionarios de la Sunat. La Confiep está haciendo de enlace para transmitir esas preocupaciones, y esperamos que el ente recaudador haga los ajustes y los cambios que se requieren, porque debe ser un ente neutral que se encargue de recaudar, pero sin aprovechar ese poder que le otorgaron para ir en contra de los derechos y la natural espontaneidad de hacer negocios.

También han empezado a aumentar las críticas sobre la rigurosidad que impone la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil)…Es una superintendencia creada con extremos poderes para aplicar desproporcionadas multas que, a su vez, han creado un pánico colectivo entre los microempresarios. La gente no quiere invertir y tiene el temor de formalizarse porque estos funcionarios los pueden hacer quebrar con multas desproporcionadas, que a veces son nueve veces el patrimonio de cada empresa, por el hecho de incumplir solamente con un papel. Ellos piensan que están más protegidos en la informalidad porque si sacan la cabeza los liquidan. Está en manos de Produce y del Ministerio de Trabajo solucionar esa injustificada discrecionalidad de funcionarios y las multas por incumplimiento.

Ya que menciona a Produce, la ministra del sector, Gladys Triveño, lleva algunos meses sin solucionar el conflicto entre el Gobierno y los empresarios pesqueros a raíz del reordenamiento en la extracción de la anchoveta…La ministra Triveño tiene que dar señales de grandeza y ser ella quien lidere la solución del sector, donde hay grandes inversiones paralizadas. Es cierto que hay pequeños 'pillos' que se hacen llamar empresarios y que, bajo esa fachada, incumplen la ley, pero se les tendrá que poner en el banquillo de los acusados en el Poder Judicial. Eso no quiere decir que injustamente se debe considerar a todo el sector pesquero como incumplido.

Hay muchos empresarios serios y honestos, y la ministra Triveño tiene la responsabilidad de solucionar un grave problema en su sector. Yo le pediría a la ministra de la Producción que facilite el diálogo entre el sector pesquero y el regulador.

TENGA EN CUENTA

- Compromisos. "El gran mérito del ministro de Economía, Luis Castilla, es haber puesto en agenda temas que no estaban dentro del plan de gobierno y convencer al presidente de llevarlos adelante".

- Prioridad. Hay tres temas fundamentales que forman parte de la agenda principal: el primero es la promoción, el incentivo y la defensa de la inversión; el segundo es destrabar el Estado (cuellos de botella) y, el otro, mejorar la educación en el mediano y largo plazo, dice el presidente del máximo gremio empresarial.

- Reunión con Obama. Las relaciones entre los empresarios y el Ejecutivo han mejorado al punto que el presidente de la Confiep, Alfonso García Miró, participará desde hoy en la gira a Washington y a Massachusetts que realizará Ollanta Humala.