notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

En su libro Inteligencia Social, Daniel Goleman dice: "Imaginemos la cantidad de oportunidades que podría tener la gente, en todo el mundo, de cometer actos antisociales. Pongamos ese número debajo y, encima de él, pongamos el número de infracciones que realmente se cometen. La relación entre mezquindades potenciales y reales llegará prácticamente a cero".

Lima está llegando a los 10 millones de habitantes. A pesar del progreso subsisten situaciones de inmensa injusticia, y en algunos sitios la pobreza y el hacinamiento son realmente graves. No obstante, si comparamos la violencia potencial con la violencia manifiesta, la relación se acerca al cero de Goleman.

Esto es válido cuando solo se considera violencia aquello que perjudica a un sector determinado de la población y no la situación en la que vive la mayor parte de ella. Esa es otra forma de violencia que muchos medios no quieren ver y mucho menos difundir. No es la que interesa. Otra cosa es el tratamiento mediático, el comentario que éste genera y el clima que puede llegar a crear.

La realidad es una creación mediática. Verdad de Perogrullo: La gente repite lo que escucha o lee en los medios. Hay tanta sujeción en el ciudadano de a pie a la versión que se le entrega editada y digerida que puedo imaginar una sociedad futura donde el uso de las neuronas sea considerado una rareza.