Juegos Panamericanos

'Pepekausas' en salsa 'Club de la construcción'

“El presidente lo niega. Señaló: ‘Nunca participamos en temas financieros del partido PpK, solo en temas políticos’”.

Peruanos por el Kambio

La bancada de Peruanos por el Kambio (PpK) se reunió con el Ejecutivo durante unas dos horas y media. (Foto: Twitter @PPKbancada / Video: Canal N)

La bancada de Peruanos por el Kambio (PpK) se reunió con el Ejecutivo durante unas dos horas y media. (Foto: Twitter @PPKbancada / Video: Canal N)

Mariella Balbi
Mariella Balbi

El programa Panorama informó que el llamado ‘Club de la Construcción’ (CdC) entregó US$17 millones en coimas al gobierno de Ollanta Humala. Cifra astronómica que provendría de los cupos que debían apoquinar las empresas constructoras para adjudicarse las obras. Estaban todas. Según el colaborador eficaz, el ex ministro de Transportes de Humala, Carlos Paredes, manejaba el negocio.

También conocimos que el empresario Eduardo Sobenes simuló 11 contratos falsos a favor de Nadine Heredia para justificar los US$55,000 provenientes de Venezuela para la campaña nacionalista de 2006. Sobenes y el hermano de Carlos Paredes aparecen en las agendas de Nadine Heredia. Círculo cerrado.

El 10 de enero, en una entrevista del diario Expreso, el ex fiscal de la Nación Pedro Chávarry dijo que había un colaborador eficaz, vinculado al caso Chinchero, cuando el presidente Martín Vizcarra era ministro de Transportes.
Hace meses circulaba un fuerte rumor. Chávarry, entonces fiscal de la Nación, recibió a un colaborador que declaró haber entregado US$100 mil para la campaña de PPK, luego de la primera vuelta electoral. Chávarry derivó esto al despacho del fiscal Germán Juárez. El lunes pasado se confirmó el runrún.

Rodolfo Prialé de la Peña, intermediario del ‘CdC’, entregó el ‘billetón’ en la casa de Kuczynski. Estaban el candidato, Martín Vizcarra y Alfonso Grados, destacados cuadros ‘pepekausas’; Marcos Prialé, personero de PpK; y Eduardo Sánchez Bernal, empresario de CASA, quien presuntamente entregó los US$100 mil.

El presidente lo niega. Señaló: “Nunca participamos en temas financieros del partido PpK, solo en temas políticos”. Y hace unos días, como curándose en salud, declaró que no era “militante de PpK, sino tan solo un invitado”. Pero hay más. La vicepresidenta Mercedes Aráoz dijo respecto a este desaguisado que “Prialé aportó personalmente a la campaña de PPK, no como ‘CdC’”.

Los US$100,000 no aparecen en los aportes registrados por ONPE. Pero lo más ominoso es que el gobierno de PPK, con Vizcarra de ministro de Transportes, le adjudicó a CASA generosos contratos por US$375 millones que incluyen US$46 millones con Vizcarra de presidente. Súmele a esto lo dicho durante la campaña por Aráoz: “Alguien hizo un depósito (de S/6 millones), no sabemos de quién es”.

¿Le creemos al colaborador o al presidente? Por el dicho de uno, Keiko Fujimori está presa. Falta investigar lo referido por el colaborador del caso Chinchero, que Vizcarra fuera accionista de su constructora siendo presidente y apoderado de otra empresa del gremio. Firmar un vergonzoso acuerdo con Odebrecht que no garantiza nada, solo desviar el escándalo, es lesivo para nuestro país.

Sigue actualizado en nuestra APP

Ir a portada