"Si este gobierno continúa por el mismo derrotero, en los próximos meses ese sector también padecerá de desencanto". (Foto: Presidencia)
"Si este gobierno continúa por el mismo derrotero, en los próximos meses ese sector también padecerá de desencanto". (Foto: Presidencia)

A seis meses de haber asumido la presidencia, la aprobación de Pedro Castillo, según la última encuesta de Ipsos, llega a 33% (su desaprobación a 60%). Esta es la aprobación presidencial más baja para el mismo periodo de los últimos años (según Ipsos): Sagasti alcanzó 52%, Vizcarra 45%, Kuczynski 43%, Humala 54%, García 52% (en este caso, la encuesta es de diciembre y no de enero) e incluso al zigzagueante y errático Toledo lo aprobaba el 53% de la población a los seis meses de haber asumido funciones (cifras del politólogo Javier Albán).

No es difícil entender por qué la imagen presidencial se ha desgastado tanto apenas a seis meses de que este gobierno se estrene. El presidente Castillo no ha sido capaz de empoderarse en el cargo ni de asumir las riendas del gobierno, sus indefiniciones y su morosidad, o incapacidad, para asumir posturas claras hacen manifiesto lo abrumadoramente grande que le queda el encargo. Y, en vez de suplir esta impericia gubernativa con un equipo solvente, se ha recurrido al amiguismo y al compadrazgo.

Los claros indicios de corrupción que salpican al entorno presidencial (y al presidente mismo) en una etapa tan preliminar del gobierno son también causa del deterioro de su imagen (el 69% de los que están informados de la investigación preliminar que se le sigue al presidente cree que debe ser investigado mientras ejerce el cargo, según Ipsos).

Además, y esto es algo que se anticipaba desde un inicio, este gobierno está defraudando expectativas de un sector importante de la población que buscaba un cambio radical. De hecho, la magra aprobación del presidente es sostenida por parte de ese sector que aún sigue creyendo en él (en la zona rural un 52% lo aprueba, y en el sur un 56%).

Sin embargo, si este gobierno continúa por el mismo derrotero, en los próximos meses ese sector también padecerá de desencanto y, entonces, la aprobación presidencial caerá aún más. La única manera de frenar este proceso en curso es a través de un ajuste radical a la manera tan anárquica de gobernar.

VIDEO RECOMENDADO

Movimiento 'No a la Asamblea Constituyente'  llegó al millón y medio de firmas, #Informe21
El Movimiento 'No a la Asamblea Constituyente' anunció que en 4 meses llegarán al doble de las firmas recolectadas para frenar las intenciones de Perú Libre con una Asamblea Constituyente.