[Opinión] Richard Arce: “Bombas de tiempo”. (Foto: Referencial/Gore Madre de Dios)
[Opinión] Richard Arce: “Bombas de tiempo”. (Foto: Referencial/Gore Madre de Dios)

Los conflictos sociales que se han desencadenado estas últimas semanas tienen que ser atendidos y priorizados por el gobierno de con compromiso y responsabilidad. En caso contrario, tendrá que asumir las consecuencias de la negligencia en la atención tardía cuando la conflictividad escale o, peor aún, que se tenga que cargar con la responsabilidad de haber generado este ambiente de conflictividad por ofrecimientos irresponsables en campaña y en la propia gestión del gobierno.

Por lo pronto, resaltan los casos de los congresistas Bermejo y Bellido, que han tenido responsabilidad directa en la activación de estas movilizaciones sociales. El primero con los cocaleros y el segundo en el corredor minero. Irresponsablemente estuvieron soliviantando a la población con ofrecimientos irreales y fomentando la confrontación –con discursos reivindicativos sin contenido– que apela a las fibras más sensibles de estos sectores de la población, tradicionalmente excluidos y postergados por los gobiernos de turno.

Esta actitud no solo es irresponsable, sino que es indolente, porque se juega con las expectativas de ciudadanos que esperan la atención de un Estado ausente. Lo concreto es que estas acciones del gobierno tienen consecuencias y ahora se está afrontando la gestación de varios conflictos sociales, sumándose el problema de las poblaciones awajun en la Amazonía, por las afectaciones en sus comunidades por derrames de petróleo y el anunciado paro de los transportistas de carga por el incremento del precio de los combustibles, que afecta su actividad.

Frente a estas “bombas de tiempo” que le han dejado a la premier Mirtha Vásquez, ella tiene esta semana que asumir la conducción de una política pública coordinada con los diferentes ministerios para la atención de los conflictos sociales, en vista de la desorganización y descoordinación que han mostrado por las posiciones ambiguas y de incertidumbre para atender estos problemas. Es clave una reorganización en la PCM y entender la complejidad y particularidad que tienen cada demanda social, expresada en los pliegos petitorios de las diferentes protestas.

La premier no solo tendrá que buscar el voto de confianza del Congreso en clara oposición al gobierno, sumado a la oposición ocasional de su propio partido, sino también tendrá que generar credibilidad y confianza con las poblaciones en protesta, que se vienen manifestando –bloqueando carreteras– para priorizar la atención de estas demandas ciudadanas. Una dura tarea que tiene a cuestas la premier y que será la prueba de fuego de su gestión.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Urpi Torrado sobre encuesta Datum: “En el sur, Castillo bajó 12 puntos”
Urpi Torrado sobre encuesta Datum: “En el sur, Castillo bajó 12 puntos”