"El presidente acusa en plaza: “No me voy a permitir darles un centavo a aquellos que tergiversan la realidad, a aquellos que no quieren ver el pueblo, aquellos que quieren hacer creer otra cosa”. (Foto: Presidencia)
"El presidente acusa en plaza: “No me voy a permitir darles un centavo a aquellos que tergiversan la realidad, a aquellos que no quieren ver el pueblo, aquellos que quieren hacer creer otra cosa”. (Foto: Presidencia)

Una revisión de diarios de las últimas semanas pinta un panorama sombrío de la presidencia de Pedro Castillo. Cada día, una nueva denuncia o destape con indicios graves. Más que un gobierno, lo que hay es una colección de escándalos. Las respuestas usuales del Ejecutivo ante esta situación han sido: negación, excusas, dilación en la adopción de soluciones y responsabilizar a terceros. Es decir, autocrítica nula y el señalamiento de un sospechoso común: los medios de prensa.

El presidente acusa en plaza: “No me voy a permitir darles un centavo a aquellos que tergiversan la realidad, a aquellos que no quieren ver el pueblo, aquellos que quieren hacer creer otra cosa”. Como si la prensa fuera responsable de los nombramientos indebidos, de la falta de transparencia, de cada error o acto impropio que cometen los funcionarios, de, en buena cuenta, todos los males de un gobierno sin norte definido.

Lo cierto es que los dichos del presidente traslucen el poco valor que le da al derecho a la información de la ciudadanía. La publicidad estatal no debe ser moneda de cambio para premiar a la prensa que “se porte bien”. Peor aún si se insinúa que se asigna a libre discreción presidencial. Se trata, en realidad, de una herramienta a utilizar bajo criterios verificables que permitan comunicar de la forma más efectiva aquellos mensajes necesarios para la población (por ejemplo, campañas de vacunación, difusión de becas, orientación en el ejercicio de derechos, etc.).

Pero, como la realidad no se puede tapar, allí están los sondeos recientes (Ipsos, 25/11; IEP, 28/11). Siete de cada 10 personas consideran que la mayoría de nombramientos ministeriales han sido desacertados, solo cerca de tres de cada 10 aprueban la gestión del presidente y, lo que constituye un testimonio de la falta de capacidad de rectificación del gobierno, únicamente tres de cada 10 piensan que la situación mejorará en los próximos meses. No es solo la popularidad presidencial la que languidece, sino la esperanza.

Si bien cada uno es libre de elegir los molinos de viento que quiere enfrentar, es claro que los responsables reales de la situación no están en la prensa. No hay que buscar más allá del propio gobierno para encontrarlos.

VIDEO RECOMENDADO

Procuraduría solicita que Palacio informe sobre reuniones en Breña
El procurador general del Estado, solicitó al secretario presidencial, Carlos Jaico, información sobre los encuentros que habría tenido el mandatario y otros funcionarios con empresarios. Además Comisión de Fiscalización del Congreso solicitará facultades de comisión investigadora por reuniones de Pedro Castillo en Breña. Acción Popular insta al mandatario Pedro Castillo explicar sobre reuniones extraoficiales en Breña.

TAGS RELACIONADOS