[Opinión] Mónica Delta: Pedro ‘baraja’ (Foto: Andina)
[Opinión] Mónica Delta: Pedro ‘baraja’ (Foto: Andina)

Pedro Castillo Terrones, ¿se da cuenta que su piso no está nada parejo? Todo indica que no tiene idea y lo que intenta es ‘barajar’ la incapacidad e ignorancia porque el cargo que ostenta se lo obliga por ser el primer servidor en la administración pública. Está definitivamente parado en aguas movedizas que amenazan con engullirlo si sigue en un estado de negación frente a sus garrafales errores, pero, sobre todo, por la falta de transparencia en su actuación diaria. Las imágenes de reuniones, sin agenda, subrepticias, en el que fue su bunker de campaña, en el ya famoso jirón Sarratea, en Breña, han generado reacciones de ‘propios’ y de sus enemigos conocidos.

El presidente, que el lunes salió flanqueado por el gabinete a contestar a consecuencia del escándalo, solo atinó a volver a victimizarse por su origen, por su formación campesina y de rondero. Una vez más, utilizó la victimización como argumento principal contra los que quieren sacarlo de Palacio. No alcanza, y la verdad, ya cansa. No contestó. Más bien, con su ‘nadería discursiva’, alentó más a los que quieren vacarlo tanto en la extrema derecha, como entre sus recientes ‘enemigos íntimos’, encabezados por Vladimir Cerrón y Guido Bellido, que sueñan con la revolución cubana y con mantener representación entre los radicales de la izquierda trasnochada.

Para obligar al presidente a dar cuentas ante el Congreso necesitan 52 votos; tienen asegurados, al menos, 43, pero no se descarta que impulsores de su prematura salida encuentren más aliados circunstanciales. Castillo, en su mensaje a la Nación, debió hacer una autocrítica sobre su conducta equivocada al protagonizar reuniones nocturnas en Breña, con asesoras de grandes proveedores del Estado, sobrinísimos (esa historia ya la conocemos) y hasta el ministro de Defensa, que aseguró que fue una cita oficial, sobre temas de seguridad. Al día siguiente, el mismo Castillo lo desmintió, señalando que lo oficial lo trataba en Palacio, y en Sarratea, lo personal.

Presidente, usted tiene derecho a su vida familiar, eso es personal. Pero todo lo demás es de interés público. Sus defensores se amparan en que otros lo hicieron, pero eso no crea derecho.

Usted fue develado por la prensa en falta flagrante. Debe dar explicaciones por su conducta en lugar de apelar a justificaciones injustificables. Hay leyes que determinan el marco de citas fuera del ámbito gubernamental, y precisamente es para evitar el velo de clandestinidad que impacta en la obligación del cargo. Es de necesidad pública transparentar con quiénes se reúne, y para qué.

P.D.: Mirtha Vásquez dice que no habrá más Sarratea pero igual el presidente debe explicaciones.