Pasos perdidos
Pasos perdidos

Las renuncias de sus exdirigentes Jorge Villacorta y Gilberto Díaz a Perú Posible no parecen haber inmutado al líder de esa agrupación Alejandro Toledo, quien por estos días anda más preocupado por el escándalo desatado por la compra de una residencia de casi US$ 4 millones por parte de su suegra que por el inminente desbande de su militancia.

Ajeno a la vida partidaria de la 'chakana', que desde hace buen tiempo monitorea vía e-mail y Twitter, el sano y sagrado sigue en el extranjero, mientras en lugares como Tumbes, Iquitos, Puno y Cajamarca, sus militantes de base y dirigentes empiezan a desertar en respuesta a su indiferencia y abandono.

Fuentes peruposibilistas indicaron que algunos allegados le han recomendado adelantar su retorno al país, no solo para enfrentar las críticas sino, principalmente, para contrarrestar el descontento de las bases y de su propia bancada. Pero, hasta el momento, no se oye padre.

"¿Y así quiere volver a ser presidente?", comentó a Perú21, con sarcasmo, un legislador, tras manifestar que en el bloque también se ha desatado una minicrisis debido a que, en la práctica, Carmen Omonte ha desplazado al vocero titular Mariano Portugal con el aval del propio Toledo y para fastidio de sus colegas.

Mientras tanto, don Alejandro sigue su periplo por el mundo, lo que no le ha impedido estrechar sus lazos con el oficialismo; para ser más precisos, con el presidente Humala, que –señalan las fuentes– le habría concedido hasta siete embajadas, una de las cuales, la de Honduras, ya estaría separada para su exsecretario de prensa Guillermo Gonzales Arica. La "generosidad" del jefe de Estado, trascendió, no ha caído bien en el nacionalismo, cuya queja habría dejado en compás de espera, al menos por ahora, el nombramiento de Gonzales Arica.