Pasos Perdidos
Pasos Perdidos

Esta semana, el pan se le quemó en la puerta del horno a la bancada nacionalista. La información –publicada por Perú21 – de que el oficialismo 'cocinaba' un proyecto de ley para eliminar las trabas legales a la candidatura de Nadine Heredia a la Presidencia les valió tremendo jalón de orejas a los encargados de sacar adelante la norma. Algunos, como Santiago Gastañaduí, optaron por negar lo evidente, pero no en persona, sino a través de un comunicado y con dos días de retraso. Otros tardaron más en reaccionar. Como Fredy Otárola, que ayer, en lugar de reforzar el ambiguo desmentido de doña Nadine, reavivó las discusiones al respecto al sostener que el tema de su eventual candidatura "todavía" no está en la agenda partidaria y que "no permitirán" que se le estigmatice.

Una postura con la que el exvocero de Gana Perú espera subir sus bonos ante los ojos de "la jefa" y lograr que este año se le cumpla el sueño de la presidencia propia, específicamente la del Congreso, de donde fue desplazado en julio pasado por Víctor Isla.

Para eso, dicen nuestras fuentes, el parlamentario viene trabajando silenciosamente desde hace varios meses, cuando se reunió con dos miembros del Jurado Nacional de Elecciones en un concurrido restaurante del Cono Norte de Lima. Un cónclave que, se sabe, tuvo lugar en setiembre, y no con magistrados al azar sino con aquellos que, debido a su reciente designación, tienen garantizada su permanencia hasta 2016 en el ente electoral, donde se necesitarían apenas tres votos para, a través de una nueva "interpretación auténtica" de la legislación, habilitar la postulación de la hoy primera dama. Mientras tanto, ella parecería estar decidida a mantener la expectativa sobre su futuro político para disgusto de no pocos líderes políticos.