notitle
notitle

Amenos de dos meses de gestión, el presidente del Congreso, Fredy Otárola, estaría empezando a sentir la fatiga provocada por la pesada cruz de descrédito institucional (con 'repartija' incluida) que le dejó su antecesor Víctor Isla, y que se traduce en un paupérrimo 7.4% de aprobación, según el último sondeo de CPI.

Dicen fuentes legislativas que, a diferencia de Isla, el legislador oficialista tendría este tema en un lugar prioritario de su agenda de pendientes, a tal punto que el último martes fue uno de los principales tópicos de debate en la Junta de Portavoces. Allí –ha trascendido– Otárola le habría pedido apoyo a sus colegas para revertir esta situación. Pero eso no es todo. El congresista ancashino también habría sondeado a las distintas bancadas respecto de la posibilidad de que, como una señal de buena voluntad hacia la población, se elija de una vez por todas a los tres nuevos miembros del Banco Central de Reserva.

Cuentan que puesto el tema sobre el tapete, los 'chakanos' no perdieron tiempo y plantearon que en este caso específico se someta a votación la misma nómina propuesta en la legislatura anterior que la escandalosa 'repartija' se llevó de encuentro.

Sin embargo, algo de agua ha corrido bajo el puente desde entonces, y ahora, uno de los tres aspirantes: el exministro de Agricultura Francisco González es objetado por los apristas debido a su estrecha relación con Alejandro Toledo.

Otárola, entonces, tendrá que hilar fino si quiere –como también lo quiso Isla en su momento– utilizar la elección de estas autoridades para subir algunos puntos. Otra opción, dicen, sería que traduzca en hechos el ofrecimiento de que no habrá blindaje ni para el 'sano y sagrado' ni para los peruposibilistas con pedido de suspensión por falta ética. ¿Lo hará?