La actriz ha perdido su encanto. (Difusión)
La actriz ha perdido su encanto. (Difusión)

Otra víctima del exceso de Bótox. La actriz Renée Zellweger, de 44 años, sorprendió a más de uno en su última aparición pública, en la que lució una imagen totalmente distinta, sin arrugas y con los ojos más expresivos que nunca.

De la imagen risueña con la que caracterizó a Bridget Jones ya casi no queda nada. Zellweger ya no tiene ojitos achinados y luce poca expresividad en el rostro, lo cual le hace perder naturalidad.